Entradas populares

martes, 5 de enero de 2010

La destreza y el entrenamiento.

Hace poco me crucé con un campeonato de gimnasia rítmica en la televisión. Tengo que reconocer que con los años mi interés por este joven deporte (50 años) ha ido creciendo, en parte por las magníficas narraciones y explicaciones de Paloma del Río y también porque cada vez le veo más analogías con el malabarismo.

Tras ver vídeos como este o el de más abajo, me di cuenta de lo parecido que es en algunos aspectos a ciertos movimientos de malabares, sobre todo del malabarismo como se entiende en Europa hoy día, mucho más ligado al movimiento corporal completo que al simple hecho de lanzar cosas al aire.


(increíble, sobre todo 0:40, 2:00, 2:30 y 2:40)

Si os fijáis, es un deporte que requiere un nivel de entrenamiento altísimo, con rutinas y movimientos perfectamente integrados y coreografiados al extremo, además de la sorprendente condición física que consiguen las gimnastas. Muchos de los lanzamientos, recogidas y recorridos de los objetos que manipulan son muy parecidos a lo que se hace en malabares. Las semejanzas de movimientos con aros, bolas y mazas en una y otra disciplina son claramente identificables, sobre todo con el contact y el swing.

Por eso creo que ahora valoro más este deporte, porque lo estoy empezando a ver como un espectáculo de malabares en el que cada vez que lo veo, observo detalles sorprendentemente dificiles y no puedo dejar de pensar en la de horas que le dedican a ello, sobre todo en las rutinas por equipos, con lanzamientos complicados a gran distancia y con objetos dispares, increíble.

Para ver si os convenzo de esta impresión mía os dejo con dos vídeos, el primero del grandísimo Viktor Kee en su actuación en Dralion, de El Circo del Sol; el segundo es de Jens Sisgaards (en un acto cuya primera parte es mucho más conceptual, mira), un danés que también utiliza todo el cuerpo para hacer malabares.





Y a vosotros, ¿qué os parece?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada