Entradas populares

lunes, 2 de agosto de 2010

El abuelo del Bueno de Cuttlas

Conocí al Bueno de Cuttlas a través de aquel magnífico dominical infantil que era "El Pequeño País" (tristemente desaparecido hace más de un año). Recuerdo que me llamaba la atención que unos dibujos tan simples como los que dibujaba Calpurnio (alias del zaragozano Eduardo Pelegrín) pudieran ser tan expresivos.

Cuttlas
y Mabel no eran más que dos monigotes como los que podía hacer cualquiera en su cuaderno de clase, pero tenían unas aventuras asombrosas en aquel lejano oeste de palos y monigotes. Estaba claro que los monigotes que yo hacía entonces nunca les sucederían tantas cosas (ahí comenzaba a vislumbrar mi asombrosa capacidad pictórica).


Luego de más mayor seguí disfrutando de Cuttlas y sus compañeros allá donde me lo encontraba. Me iba dando cuenta de que detrás de esas aventuras de vaqueros y sus tremendas guerras contra los indios, de los grandes enemigos como Jak El Malvado o amigos como Jim, había un fino sentido del humor, ironía y un mucho de filosofía y reflexión sobre el mundo que nos rodea. Por todo esto, me encantó descubrir al venir a Madrid a estudiar, que en uno de esos periódicos gratuitos del Metro, el 20Minutos, Cuttlas me acompañaría en mis viajes a clase.

La razón de que ahora escriba sobre Cuttlas es que el otro día descubrí en "La Carcel de Papel" que Cuttlas tiene un abuelo, del que ha heredado un tremendo parecido físico. Se llamaba Striking effects produced by lines & dots de George Cruikshank, un cómic que data ni más ni menos que de 1817, cuando no se sabía ni qué era un cómic ni estos ilustradores sabían lo que estaban creando ni dónde llegaría dos siglos después. (podéis ver aquí la historieta completa, os lo recomiendo). Por cierto que el tal Cruikshank fue conocido por su humor y sátira al más puro estilo británico.


Así, con estos detalles curiosos que tanto me gustan me ha parecido una buena ocasión para recordar al Bueno de Cuttlas, ya que me ha acompañado muchos domingos y viajes en metro. De paso os informo que Glenat ha editado unos estupendos recopilatorios de las aventuras de Cuttlas que seguro merecen la pena. Eso sí, no he podido encontrar los episodios de aquellos "microfilms" que hizo Calpurnio en 1992 y antes sí estaban en Youtube, igual que los dos cortos, una pena. Os dejo con la cabecera por si queréis tener un momento de nostalgia:



Para saber más:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada