Entradas populares

viernes, 13 de agosto de 2010

Un mes sin Harvey Pekar

El pasado día 12 de julio, murió, a los 70 años, el escritor de cómics Harvey Pekar, autor del novedoso "American Splendor" allá por 1976 y que dió continuidad hasta 2008.

Debo reconocer que no conocía mucho a este escritor hasta que salió la reseña de su muerte en los periódicos (mi aprendizaje en los cómics es autodidacta y caótico), pero sí me sonaba su mayor obra, American Splendor, quizá por la película que grabaron en 2003 por Robert Pulcini y Shari Springer Berman.

La historia de Pekar es realmente curiosa, pese a su fondo de "americano mediocre" del que tanto presumía. Harvey Pekar era un aburrido administrativo en un archivo de un hospital de veteranos en Cleveland, él siempre se refleja a si mismo como mediocre, perdedor y gruñón. Sus únicas pasiones eran los cómics y el jazz, del que escribía críticas musicales en revistas especializadas. Gracias a esta afición conoció a Robert Crumb, la cara más visible del cómic underground americano.

Pekar, harto de su vida, encerrado en un trabajo anodino, con más de 30 años y tras su segundo divorcio, decide escribir cómics, dibujados por su amigo Robert Crumb, ya que Pekar era incapaz de dibujar. Lo novedoso de su idea es que, como señala Santiago García en su libro-ensayo "La novela gráfica", pese a que el underground californiano ya había coqueteado con lo autobiográfico, Pekar simplemente cuenta, bajo el irónico título de "Esplendor Americano", historias personales de su día a día, pero marcados por su intrascendencia. Eran historias cotidianas, llenas de mediocridad y sin nada destacable, pero consiguió hacerse un hueco entre los lectores y asentar los cimientos sobre los que se sustentaría el boom de la novela gráfica de los 90, la autobiografía.


En una época en que los comic-books de los quioscos estaban en plena recesión y perdían popularidad, American Splendor consiguió sobrevivir en su propio nicho, al principio autofinanciando su edición, hasta los 90 que lo publicó Dark Horse. Así, año a año, con múltiples dibujantes plasmando sus historias (casi todos del entorno underground), se convirtió en parte fundamental de la historia del cómic, casi nada.

Ni que decir tiene que estoy deseando que caiga en mis manos algún ejemplar de American Splendor para poder descubrir lo fascinante que tiene a veces lo cotidiano. Mientras os puedo recomendar a todos que veáis, si no lo habéis hecho ya, la película del mismo nombre rodada en 2003. Es una película peculiar, una especie de documental de la curiosa vida de Harvey Pekar y American Splendor (que viene a ser lo mismo), en el que Paul Giamatti hace de Pekar, pero también aparece el propio Pekar hablando de si mismo, así como escenas de sus apariciones en los 80 en el mítico programa "El Show de David Letterman", todas impagables gracias al peculiar caracter de este hombre.


Pekar siguió con su trabajo de administrativo hasta la jubilación, compaginando su cómic con críticas de jazz y con otros libros como "Our Cancer Year", donde, junto a su mujer Joyce, habla de cómo superó un linfoma; e incluso un libro no autobiográfico, "Ego y Hubris". Os dejo con el trailer de la película y una de sus polémicas apariciones en el mencionado late show (lo siento, no las he encontrado subtituladas):






Para saber más:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada