Entradas populares

viernes, 29 de junio de 2012

Dibujando en pijama

Tengo que reconocer que Paco Roca (Valencia, 1969) está en estado de gracia. Tras su merecido Premio Nacional de Cómic de 2007 por Arrugas (Astiberri), su presencia en las librerías y medias es constante, y su producción literaria lleva el sorprendente ritmo de una obra por año. Si bien Las calles de arena (Astiberri, 2008), una historia a lo Alicia acerca del absurdo de la vida, me decepcionó un poco y me pareció publicada al rebufo de Arrugas; El invierno del dibujante (Astiberri, 2010) sí me resultó mucho más seria. Un homenaje al pasado del cómic español y sus autores, a sus duros inicios de producción extenuante.



Hace poco acabó en mis manos una nueva obra suya: Memorias de un hombre en pijama (Astiberri 2011) que recibí con ilusión y algo de escepticismo. "Vaya, Paco Roca está imparable, todo lo que escribe lo publican". Pero al poco de comenzar a leer ya me tenía ganado de nuevo. Se trata de una recopilación de tiras de prensa que publicó entre marzo de 2010 y julio de 2011 en el diario Las Provincias (de Valencia).

Amparado en la libertad que se le dió a la hora de elegir sobre qué dibujar, Roca decide describir y analizar a la sociedad a base de hablar de sí mismo. Analiza las relaciones entre parejas, entre amigos, la llegada a la treintena y la cuarentena, la complejidad femenina a ojos masculinos, etc; todo desde la ironía y la sonrisa. Porque sobre todo se ríe de sí mismo, de sus manías, de su carácter, de sus anécdotas y sus razonamientos. Se caricaturiza como un hombre a un pijama pegado que vive en un constante despiste y al que sólo parece dársele bien dibujar.

Aunque todas las tiras tienen la clara intención de divertir o hacer burla (sana), como bien apunta Julián Quirós en su magnífico prólogo, Roca invita más a la sonrisa que a la carcajada. Lo bueno es que siempre hay una reflexión unida a esa sonrisa que hace que se disfrute más la lectura. Consigue, con su dibujo claro y atractivo, que lleguen con nitidez sus ideas. Aprovecha cada viñeta al máximo, utilizando en ocasiones símiles o metáforas brillantes.
Parece ser que todas estas apreciaciones son compartidas por más gente y Manuel Cristóbal y Ángel de la Cruz (productor y guinista, respectivamente) han tomado la buena iniciativa de llevar, como ya hicieran con Arrugas, estas tiras a la gran pantalla (leed la reseña de El País). El estreno está programado para 2013, habrá que permanecer atento.



Enlaces:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada