Entradas populares

lunes, 26 de noviembre de 2012

VII Convención de Circo de Turquía, por Fede Menini

Continúa el Proyecto "Crónicas de Encuentros", esta vez MEST viaja lejos, hasta Turquía, de la mano de Fede Menini para contarnos cómo fue la VII Convención de Circo de Turquía, de la que él es uno de los organizadores. Mil gracias a Fede por la crónica y a Nazli Tarcan por las fotografías, así da gusto.  Por si se os escapó en El Circense o Malabart.com, aquí tenéis la crónica:

En una lejana y paradisíaca playa del Mediterráneo, al sur de Turquía, a unos 1000 kilómetros de Estambul, tuvo lugar, como cada año, la Convención de Circo de Turquía, por séptima ocasión. Se trata de una convención muy especial, tanto por el paisaje y naturaleza que hay, como por la variedad de malabaristas venidos de más de 30 países, de los distintos continentes. En total más de 400 participantes disfrutaron durante una semana (del 1 al 7 de octubre) de esta exótica convención. Como suele ocurrir, había en el recinto: cuatro carpas (la grande para espacio de práctica 24 horas al día, la del Renegado, la de danza, y la de música en vivo), amplias zonas de acampada, hamacas en los bosques, casas árbol, zona verde para los talleres, el río, la playa, la mesa de juegos, la zona de fuego, y por supuesto, la tienda de material de malabares de Estambul (Positif OL).
Durante una semana previa a la convención, un equipo de 40 voluntarios ayudó en el montaje de las carpas, la creación de la increíble decoración, y resto de tareas, hasta el último detalle. Aunque siempre hubo tiempo para algún que otro té turco, degustar unas baklavas, jugar al ping pong, o la correspondiente partida de backgammon. La semana de la convención estuvo llena de actividades, pero siempre todo con mucha tranquilidad, y sin estrés, como marca la filosofía turca, habiendo tiempo para bucear en la playa, caminar por la montaña, ver las ruinas griegas de Phaselis, dormir en la hamaca, o sentarse en el bar, junto a la hoguera. A lo largo de todos los días, se desarrollaron diversos talleres: yoga, percusión corporal, manipulación de mazas, trapecio, masaje tailandés, parada de manos, tela aérea, hoola-hop, numerología con pelotas, diábolo, passing de mazas… 
El lunes tuvo lugar la ya clásica noche de juegos para no-malabaristas, a cargo de la turca Suzi, donde todos participamos, y hubo risas hasta altas horas de la noche. Durante el martes se hizo los talleres para los niños de la pequeña Escuela de Circo de Tekirova (el pueblito más cercano). Y esa noche surgió el primero de los diversos renegados que hubo, dirigido por Okan: muchas actuaciones, risas, reparto de cervezas, y algún sustito, como el escorpión que se coló en la carpa, quizás también con ganas de actuar. El miércoles fue el día para los esperados juegos malabares: resistencia de 5 pelotas, 5 mazas, passing a distancia, limbo con 3 pelotas, parada de manos (verticales), lanzamiento de diábolo, divertidas carreras, guerra de mazas (gladiator)… Al ganador de la tarde se le premió con un vuelo enparapente, desde el pico a 2300 metros de altura, sobrevolando el mar, y aterrizando en la playa. Por la noche se realizó una conferencia sobre circo social en Afganistán, y hubo proyección de videos en la carpa. El jueves fue testigo del pasacalles circense por el pueblo, y culminó con el espectáculo público en el anfiteatro de Tekirova. Se hizo una bonita gala, presentada por el turco Ugras. Actuaron: Deniz & Company, con percusión corporal; Hatice, con pelotas (Turquía); Luí, con pelotas de rebote (España); los jóvenes Dogancan y Semih, con clavas (Turquía); Verena, con clavas y danza del vientre (Alemania); Monika (Alemania), con hoola-hop (Polonia); Mantega, con pelotas y humor (Brasil); y François, con argollas (Francia). El viernes destacó por el campeonato de Volley-Maza, en el que participaron 16 equipos. Los ganadores fueron los alemanes Christian y Micky, grandes experimentados en el juego. Por la noche se realizó la tradicional “Noche de Fuego”. 
 
La Gran Gala de Circo se celebró el sábado, en el escenario de la carpa grande. La presentaron los turcos Enis y Okan. Fue una gala larga, pero sin duda muy entretenida. Actuaron: Erol y Necmi, con pelotas (Turquía); Yavru, con el ukelele (Turquía); Suzi y Daryl, con passing de clavas (Turquía-Inglaterra); Semih, con el diábolo (Turquía); Fabrizio, con manipulación de ukelele (Italia); El Fedito, con pelotas (Argentina-España); Annaelle, con contorsión (Francia); Amber y Ezgi, con didjeridoo (Turquía-Estados Unidos); Gökhan, con pelotas (Turquía); Özgür, con contact (Turquía); Erol y Mahir, con diábolos (Turquía); Mantega, con clavas (Brasil); y cerró el francés François, con su divertido espectáculo de clavas y construcción de estructuras de madera. A continuación, por la noche, para cerrar las actividades oficiales de la Convención, hubo un gran concierto, de la mano de Zeynep, Frabrizio, Umut, y Martin.
 
El domingo fue, como cada año, el día para la recogida, la limpieza del recinto, y la despedida, de esta mágica convención, que año tras año se supera en organización y buena energía, y la convierte sin duda en un evento imprescindible para cualquier malabarista. Así que… ¡nos vemos el año que viene en Turquía!
Información sobre la Convención: www.j-fest.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada