Entradas populares

lunes, 14 de enero de 2013

Festiclown, circo por la paz

 El pasado 12 de enero, Festiclown, junto con Pallasos en Rebeldía y el Ayuntamiento de Rivas-Vaciamadrid, organizaron un día de actividades circenses por la paz en Palestina. Esta es la causa de esta organización, luchar por Palestina a través del circo y la risa, tremenda empresa, y lo está consiguiendo con gran dignidad. Iván Prado, director y creador, no está solo, cuenta con cantidad de artistas de renombre que lo apoyan, así como un público potencial que llena estas galas. Este año el motivo es para enviar una nueva caravana de risas, en esta ocasión a Gaza.



Por la mañana se celebró una gala infantil en la carpa de Arribas Circo, con artistas como Tortell Poltrona o Javi Javichi. Por la tarde se pudo disfrutar de la proyección del documental "Mashi, Trasi que Trasi", sobre el proyecto humanitario que realizaron en Palestina en 2010, llevando risas a sitios donde tanta falta hacen.



A las 20:30h comenzó la Gala de Circo por la Paz en Palestina en el Auditorio Pilar Bardem de Rivas, con un cartel de lujo. Comenzó con la proyección de un emotivo vídeo donde se resumía lo que fue montar el primer Festiclown en la propia tierra palestina en 2011 y su gran resultado.


Dimitri y Pablo Superstar
Wilbur
Presentada por Pablo Superstar (Pablo Muñoz) y su ayudante Dimitri (Iván Prado), condujeron la gala de forma dinámica y con algunos sketches de lo más ridículos (para bien, como el de una serie de trucos de magia "asistidos"), aunque otros resultaran algo más flojos. El primer artista en salir fue Wilbur (Víctor Ortiz), un acróbata con hilarantes cualidades para el baile y para las verticales, además de un asombroso parecido con Mr Satán de Bola de Dragón. Después vino su compañero de la compañía Mono A Mono B, el mismísimo Capitán Maravilla. Viejo conocido del mundillo malabarístico y de artistas de calle, aprovecha como nadie sus capacidades para el humor y la improvisación, siendo capaz de recrear una heroica acción contra un incendio en escasos minutos, recibiendo las carcajadas generales. Los siguientes fueron los Kanbahiota Trup, muy implicados con la organización, mostrando su rutina de trapecio a dúo. Es un número cuidado, con toques de humor tierno, que va de menos a más y finaliza con unas impresionantes sueltas y agarres de esas que te obligan a aplaudir inmediatamente.


Capitán Maravilla

Kambahiota


Tortell Poltrona
Tras el descanso tocaba el turno de Tortell Poltrona, uno de los payasos con más renombre del país, y no es para menos. Veterano en el escenario, maneja perfectamente los tiempos y la atención. Precioso el comienzo donde se maquilla frente a todos, sin espejos y al ritmo de la música. Muy bueno el gag del bombazo con niña incluída, para tensión de todos los espectadores.  Tras el frenesí, la gala bajó mucho de revoluciones con la aparición de Amparo Sánchez ("Amparanoia"); reposada, llenando ella sola el escenario con su guitarra y su voz tan reconocible. El gran final estaba reservado para el polémico bufón Leo Bassi, siempre combativo contra la represión israelí en Palestina. Esta vez no actuó, vestido de traje reprodujo un pasaje del Génesis, el viaje de Moisés hasta la tierra prometida, reflejando los absurdos y los sinsentidos. Resultó una especie de monserga, casi un sermón, donde el mensaje estaba claro, para regocijo de todos los presentes y el motivo del festival. Así se cerró una bonita y divertida gala donde sorprendieron los fallos de los técnicos de sonido y la ausencia de mozos de pista, pero que gustó sin dudas a todo el que allí fue.

Amparo Sánchez


Leo Bassi


La noche siguió en el Café cultural La Huella, donde hubo un encuentro con los artistas, así como más actuaciones en la distancia corta. Enhorabuena al Festiclown y a Pallasos en Rebeldía por su labor, que sigan haciéndose grandes. Que sigan mandando caravanas de risas y narices.



Otros enlaces:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada