Entradas populares

domingo, 30 de junio de 2013

30 años de Lido. La fiesta del Circo Moderno. Por Álvaro Sevillano

Por azares alados, Álvaro ha acabado en Toulouse, doble meca en Europa (aeronáutica y cirquera), la ciudad perfecta para un enamorado del moderneo circense. Ha ido a la celebración de los 30 años de Le Lido y se ha prestado a contar todo lo que allí ha visto. Desde aquí, un eterno agradecido por querer plasmarlo en el blog. 

Encontrar por primera vez esa gran carpa blanca, tan distinta de cualquier otra, puede producir emoción, alegría, curiosidad, envidia… pero sin duda te hace pensar que lo que haya allí dentro tiene que ser mágico, extraño, diferente. 



Le Lido, el centro de artes de circo de Toulouse y referencia mundial del circo moderno, cumplía 30 años, y para celebrarlo organizaron una semana festiva, del11 al 16 de junio, con exposiciones fotográficas de su historia y espectáculos gratuitos de alumnos de la escuela y de compañías profesionales. También podías ir simplemente a tomar unas cervezas, picar algo, conocer gente y envolverte del gran ambiente circense que había en el exterior de la carpa blanca. Lamentándolo mucho sólo pude acudir a dos de los días de la semana y puedo deciros que si pudiese repetir habría ido a todos. 







El jueves 13 a las 19:00 actuaba Jokers, un grupo de creación de chicas y chicos de entre 13-17 años con su espectáculo titulado, Dedans. Usando como hilo conductor una innumerable cantidad de cubos de distintos tamaños y colores, este grupo de chavales había creado un espectáculo tremendamente estético y emotivo. A pesar de su temprana edad y de su falta de técnica en las distintas disciplinas que presentaban, estos jóvenes transmitían con total facilidad: alegría, tristeza, soledad, ilusión, pero sobre todo una inigualable pasión por lo que hacían. Presentaron un espectáculo donde se mezclaban números de circo con danza, clown, teatro, percusión pero manteniendo siempre una alta calidad artística. Francamente quedé sorprendido con su capacidad interpretativa y con el nivel estético del espectáculo, pero sobre todo entusiasmado al haber visto cómo se puede crear algo tan bonito y divertido con poco nivel técnico en los distintos elementos.


Esa misma noche actuaron los alumnos de formación profesional de primer año (EP1) con un espectáculo de grupo, de investigación, de imágenes, donde los números y los trucos quedaban muchas veces en segundo plano, pero sin dejar de deslucir en ningún momento la calidad de los artistas. La innovación, el “moderneo” y el coqueteo con lo absurdo eran una constante en todo el número, logrando de manera casi perfecta ese equilibrio tan difícil entre lo nuevo y lo tradicional, entre la investigación y la técnica clásica consiguiendo no caer nunca en el demasiado. Absolutamente todos los números del espectáculo estaban plagados de elementos novedosos pero no por ello faltos de estética. Quizás la nota negativa que se pudo encontrar es la falta, en muchos casos, del truco espectacular, ese truco que entusiasma al público y arranca un sonoro aplauso. 



 
Abrieron el espectáculo Marina Collares y Ronan Lima (Cía Delapraca)con un número de portes muy diferente en todos los trucos al típico mano a mano, bailado, fluido y con una gran compenetración, comprensible sabiendo que se han basado en la capoeira.

Robin Socasau, Jean Couhet-Guichot y Richard Pulford mostraron un trio acrobático plagado de clown, divertidísimo pero no por ello falto de cuidado en los detalles y de gran nivel acrobático. Además Robin nos mostró, en un solo, cómo no es sólo acróbata sino que también es un gran actor, consiguiendo llenar de energía todo el escenario. BogdanIllouz nos hizo ver las infinitas posibilidades del diábolo fuera de lo tradicional. Un número plagado de manipulación y contact de diábolo difícil de encontrar y realmente sorprendente para los que estamos acostumbrados a los números clásicos de este elemento. Quizás resultó poco vistoso para el público más tradicional.





Probablemente el personaje más marcado y característico del espectáculo lo encarnó Gonzalo Fernández, Gon, malabarista español y ex de Carampa. Nos mostró como progresa con sus investigaciones sobre aros, las cuales llegan a niveles increíbles muy lejanos a lo que estamos acostumbrados. Su personaje rodeado por completo de aros quedó muy marcado en la retina de todos. Además realizó, junto con Neta Oren, un número de aros y pelotas también muy innovador donde los cuerpos y los objetos se mezclaban con suma facilidad. Salí de allí empapado de circo, de circo nuevo, moderno, innovador… Pero sobre todo con unas ganas infinitas de que llegase el sábado para poder ver los demás números de fin de curso.

Continuará.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada