Entradas populares

miércoles, 25 de noviembre de 2015

Cuatro años de La Pértiga

La Pértiga es un pequeño espacio de circo en Madrid. Nació hace 4 años con la ilusión de unos pocos de tener un espacio para entrenar y poco a poco se ha ido transformando en un lugar de entrenamiento, de aprendizaje y de cabarets. En estos años ha conseguido consolidarse y ser parte de la actualidad circense madrileña. Así, en la pequeña calle Albéniz, junto al metro Alto de Extremadura, tras un gran portón negro, se esconde un pequeño gran lugar de circo. Una de sus organizadoras, Inma "Malala" Ricoy, nos cuenta por entrevista electrónica qué es La Pértiga y su evolución en estos 4 años.



¿Cómo nace La Pértiga?
El germen de La Pértiga nace en Septiembre de 2011, cuando Tincho -Fontalicio- decide que quiere tener un galpón [construcción grande y techada destinada a diversos usos, tipo granero] para entrenar circo, algo común en Argentina. Primero convenció a Julián y a Bugo y después nos lió a todos. Y nos pusimos a buscar espacio, buscando un lugar para vivir y entrenar. Al principio éramos Tincho, Fa, Ale, Juli -todos argentinos-, Bugo -italiano- y yo -la "gashega".
Yo personalmente llevaba mucho tiempo haciendo cositas de payasa y animación. Al llegar a Madrid me apunté a Carampa y a la EMCA, donde hice aéreos, acrobacia excéntrica, pantomima, etc. Aquellos días yo salía con Julián, que me propuso formar parte de esto; sé que fue porque era la única que en aquel momento tenía un contrato de trabajo en vigor que nos pudiera hacer de aval, pero aquí sigo.

¿De dónde viene el nombre?
Cuando ya entramos en la nave, había un cartel de "se alquila" muy cutre que estaba pintado por detrás de lo que había sido un cartel promocional de un libro "La Pértiga del Funambulista" (Berta Tabor, 2007). Cuando nos pusimos a buscar el nombre para la Asociación, y después de pensar mil y uno, decidimos que "La Pértiga" no estaba mal y tenía un punto. Y ahí realmente nació "La Pértiga" como tal.



¿Habeis tenido problemas legales al crear y desarrollar el espacio?
Por ahora no, toca madera. Yo me he hecho en este tiempo un máster de "Trámites con la Administración" y por ahora tenemos todos nuestros papeles en regla. Nosotros funcionamos para dentro, todo se hace por y para los socios. Es un espacio privado, además de Asociación si Ánimo de Lucro. Pero bueno, fueron muchos paseos por pasillos con mi carpetilla para tenerlo todo claro.
Sí tuvimos problemas técnicos, sobre todo con la instalación de luz y agua.
El dueño nos dijo que era sólo hacer una llamada y dar el alta, pero resulta que la instalación estaba vieja y había que hacer de nuevo el armario de la luz y Fenosa nos estuvo dando vueltas durante un par de meses o 3 que fueron un infierno. Imagínate: invierno, en Madrid, sin luz, ni calefacción, ni agua caliente... Yo me iba a duchar a Carampa porque en aquella época trabajaba en una productora y tenía que tener una imagen medio presentable.


¿Por qué dar clases de circo?
Porque hay demanda, básicamente. En principio el tema de la Asociación lo pensamos para nosotros, ensayar, entrenar, tener nuestras cosas. Poco a poco vino gente preguntando por el espacio para impartir clases. Nos lo planteamos y ahí fuimos, de cabeza. Realmente no tenemos un planteamiento de Escuela de Circo como puede tener Carampa, nuestros cursos son cosas chiquititas, gestionados por los profesores, según van saliendo, no hay un plan de estudios ni nada por el estilo. De hecho en algunos de los talleres somos alumnos los de la casa y un par más. Pero no nos consideramos Escuela de Circo ni funcionamos como tal, eso lo dejamos para nuestros hermanos mayores. Nosotros nos llevamos un porcentaje de lo que saca el profesor, que da para cubrir gastos y poco más. Los profesores definen los horarios, precios, duración y contenido de la clase, según sus propios criterios.



La Pértiga en sus primeros días


¿Qué ideas iniciales habéis mantenido y cuáles habéis tenido que cambiar?
  Pues relacionado un poco con esto de las clases, lo de que la nave sea estrictamente nuestra. En principio iba a ser para nosotros, pero nos hemos ido abriendo a más usuarios y cursos. A día de hoy la nave ya no es nuestro hogar, es un espacio en el que hay más gente de fuera que de la casa. No te niego que a veces la atravieso en bata y pantuflas si hace falta pero bueno, te cuidas más y no es lo mismo que ser sólo los de la casa. En ocasiones da pereza, si te has acostado tarde, despertarte a las 10 con la música de la gente que entrena. Pero estamos contentos con los cambios que han ido viniendo, nos adaptamos.  

¿Algún proyecto interesante que os hayáis quedado con ganas de realizar? 
La nave iba a tener un estudio de sonido, para sala de ensayo de música y grabaciones. Esto es porque Juli, uno de los socios fundadores, es técnico de sonido y era su idea inicial. Cuando vimos que el proyecto era irrealizable, por caro, complejo y por restar mucho espacio a la nave, decidió desvincularse del proyecto para buscar donde montar su estudio. Actualmente lo tienen, muy cerquita de aquí, Colectivo CenikaBuena y Chiplab, y nos siguen echando una mano con la parte técnica de los cabarets, así que al final fue para bien. Aparte de eso, pues tenemos ganas de tener un suelo como Dios manda, recto, liso y de tarima flotante, y una calefacción guay, aunque es un tema muy caro y complejo.


 Los cabarets se han consolidado como algo fijo en la programación circense madrileña, ¿Estáis contentos con cómo van funcionando?
Sí, siempre estamos contentos con los Cabarets, venga más o menos gente. De media vienen unas 50-60 personas, que son casi fijos, aunque el aforo varía cada vez, es imposible de prever. Ahí seguimos, mes tras mes.  Los números son estupendos, puedes ver premieres de lo que están creando los artistas y eso me parece muy interesante.  Otro punto que tenemos muy en cuenta es que los artistas estén contentos y puedan desarrollar su trabajo cómodamente y se sientan valorados. Procuramos que, ya que no están siendo pagados, se sientan bien tratados, respetados como personas, artistas y profesionales. Por eso somos muy estrictos en la preparación previa de los cabarets, con las pruebas escalonadas y unos tiempos medidos de prueba de sonido y luz. Yo soy muy maniática con eso, porque vengo del Cine y ahí las cosas van así, súper cronometradas. Por otro lado a mí, como artista, lo de llegar a probar a un sitio y que todo sea caótico me pone muy nerviosa y me afecta a la hora de actuar. También les damos de cenar y de beber y se respira buen ambiente. Creo que por eso los cabarets molan tanto, porque todo el mundo está feliz. Los próximos van a ser el 11 de diciembre y el 8 de enero. ¡Esperamos que se peten!  


La Pértiga en la actualidad


¿Por qué creéis que hay tan pocos sitios dentro de Madrid capital donde se pueda entrenar y programar circo?
¿Tan pocos? Creo que os quejáis de vicio. En toda Galicia -yo soy de allí- no hay ni la mitad de lo que tenéis aquí en Madrid: Carampa, el Price, Charivari, Fedriani, Tabacalera, Los Jacintos, mil sitios donde estudiar clown, tantos que ya me pierdo, etc. Y a unos pocos km. El Circódromo, Arribas, Bon Site, CircoDiverso... ¡Son un montón!.Está claro que siempre querríamos más, sobre todo si te comparas con otros países. Pero no, no son pocos, y además, somos cuatro gatos en el circo. Cuatro gatos majísimos y con muchas ganas de hacer cosas y que nos movemos un montón, pero al final  nos conocemos todos aunque sea de oídas.No creo que haya público ni demanda para mucho más. De hecho, nosotros cuando hemos montado aquí espectáculos unipersonales no hemos conseguido atraer a gente suficiente para que resultara rentable abrir la nave, por eso hemos dejado de hacerlos prácticamente. Aunque queremos darle una vuelta y volverlos a hacer, porque es otro tipo de propuesta escénica diferente al cabaret que nos interesa bastante. De hecho, el próximo fin de semana hay un espectáculo unipersonal programado.

¿Cómo es la situación actual de La Pértiga? 
De los iniciales sólo quedamos Ale y yo. El resto se han ido desperdigando por el mundo y aunque pasan por aqui siempre que vienen a Madrid, los derroteros de la vida los han llevado por otros lados.
En lo económico, como siempre; manteniéndonos, intentando invertir y mejorar pero sin muchas posibilidades de hacerlo, la verdad. Pagamos un alquiler muy alto (debido a la ubicación y a que nos la metieron doblada), dos seguros, y no tenemos demasiados ingresos. En cuanto a recursos humanos somos los de la casa y cada vez más socios, y con eso sí que estamos contentos, porque son más manos a la hora de trabajar y más cabezas a la hora de pensar. Apoyos no tenemos más allá de nosotros, que financiamos todo lo que hay aqui con la pasta que sale de cursos, entrenos y cabaret, más lo que aportamos de nuestro propio bolsillo mes a mes en forma de alquiler (los que vivimos aqui) o de cuota de socio. Quizás debiéramos buscar mecenas o subvenciones, pero nos gusta ser así, independientes y un poco underground.

¿Proyectos futuros?
¡El suelo! ¡La calefacción! La verdad a mi me gustaría ir evolucionando y dentro de unos años, cuando ya no quiera vivir en una nave fría y llena de gente, poder alojar a compañías para que hagan sus creaciones, o a alumnos de Carampa, para que tengan un sitio barato donde vivir y entrenar. Pero bueno, por ahora seguir mejorando, invirtiendo en material para los entrenos y los cabarets. Por cierto, aceptamos donativos: sillas plegables y focos nos vendrían estupendamente.  



¿Qué le recomiendas a alguien que quiera montar una nave de circo?
En primer lugar que tiene que estar muy seguro de lo que quiere hacer, asesorarse bien legalmente y por un arquitecto o albañil antes de firmar un contrato. Nosotros no lo hicimos y aún estamos pagando el pato por un par de cláusulas abusivas que nos metieron. También que tenga claro que esto aporta mucho pero hay que dedicarle mucho trabajo y mucho tiempo, y a veces no es tan gratificante como debiera. En una nave hace frío (en todas), hay mucha gente, las cosas se desordenan, se pierden o se rompen y nunca ha sido nadie, pero que si consigues superar las adversidades, te vas haciendo fuerte. Y que antes de montárselo por su cuenta miren si hay proyectos chulos que les puedan ir bien, porque a veces ya hay algo montado y puedes subirte al carro, que es mucho más cómodo, creo yo, que empezar de cero.
Por último me gustaría resaltar que en La Pértiga no somos sólo una Asociación, somos una Comunidad, prácticamente una Familia, y que estoy súper contenta y orgullosa de formar parte de ella.





Más información

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada