Entradas populares

jueves, 2 de noviembre de 2017

Cuando el circo deja paso al juego

El circo es riesgo, es asombro, es el más difícil todavía, es buscar los límites. Además es sacrificio, esfuerzo, dolor y sudor; pero por suerte también son sonrisas, ilusiones, aplausos y disfrute. En torno a estos cuatro últimos adjetivos parece girar el espectáculo "A simple space", de la compañía australiana Gravity and Other Myths (GOM). O al menos eso es lo que se percibe al ver al público saltar de sus asientos para aplaudir entusiasmado al terminar el show y dirigirse a la salida entre sonrisas y comentarios de asombro.



Un espacio simple, apenas un cuadrado de 4x4 metros, con unos simples focos blancos en las esquinas y una batería y sintetizador en uno de los lados. El público muy cerca, y los artistas al mismo nivel, con un vestuario cuidadosamente simple también. Salen los artistas, secundados por el magnífico músico (y showman) Shenton Gregory a la percusión y efectos sonoros. Sonríen, respiran y se ponen a jugar.



Ese podría ser un buen resumen. Es el juego hecho circo, el disfrute de la acrobacia que traspasa ese espacio simple y llega a un público que se divierte casi tanto como los integrantes. Bajo la dirección de Darcy Grant, el elenco alterna exhibiciones con absurdos retos entre ellos, algunos de los cuales implica llevar sus cuerpos al límite. En ocasiones sirven para enlazar esa idea con la siguiente parte de acrobacia, en otras para que ellos tomen aliento y rompan un poco el trepidante ritmo.

Hacer un perrito con globo con las manos en la espalda, saltar a la comba a toda velocidad hasta fallar, aguantar la vertical mientras el público te tira una lluvia de pelotas de plástico, saltar desde la espalda de un compañero a la del otro cada vez a mayor distancia, ver quién realiza más mortales seguidos. Son algunos de los ejemplos de los retos a los que se somenten, y por los que el perdedor tendrá que realizar alguna acción, o no, a veces el propio reto es un fin en sí mismo. No parece importarles, se están divirtiendo.



Y luego está la acrobacia. Que el ambiente distendido no distorsione la realidad. El nivel técnico es altísimo y parecen dominar muchas variantes a la vez: torres humanas donde el papel de ágil y portor se difumina e intercambia, mano a mano con un elegante Lachlan Harper como ágil, banquinas muy bestias con vuelos cruzados, un solo de verticales impresionante de Mieke Lizotte y el asombroso final con los "escomos" (esas figuras donde los portores balancean a las ágiles de sus extremidades, ver min 1:50 de la siguiente promo), que es un gran ejemplo de cómo sacar todo el jugo posible a un concepto.



Así es "A simple space", juego, mucho juego. Entre sus respiraciones, sudores y jadeos, amplificados para aumentar la cercanía, destaca la sonrisa permanente de los artistas, señal de que realmente están disfrutando con su trabajo, casi más que el público que asiste embelesado a sus diabluras. Todo un acierto por parte del Price programar a estos australianos locos en Madrid. Desde aquí animar a todo el mundo a que no se lo  pierdan si tienen la oportunidad, no se arrepentirán.


Ficha Artística (en la gira en Madrid):
  • Lachlan Binns
  • Jascha Boyce
  • Mieke Lizotte
  • Lachlan Harper
  • Jackson Manson
  • Jacob Randell
  • Martin Schreiber
  • Elliot Zoerner