lunes, 16 de mayo de 2016

Octavo EUCIMA, el año redondo

El jueves 28 de abril, en un pequeño recinto deportivo abandonado, propiedad de la Universidad Complutense de Madrid, abría sus puertas la octava edición del Encuentro Universitario de Circo de Madrid (EUCIMA). Era la edición de la consolidación, el sexto año con "formato encuentro" (3-4 días de acampada), el tercero con Gala en el Teatro Circo Price, el año de aprender de los errores y montar algo muy grande.



La organización, compuesta por más de 20 personas que dedican mucho de su tiempo de forma altruista, comenzó a planificar esta edición con 6 meses de adelanto. Una de las tareas principales era la de evitar que la eterna burocracia y el denso entramado legal volviesen a hacer peligrar el encuentro, como sucedió el año pasado. Por suerte, este año se hicieron los deberes y el EUCIMA pudo realizarse sin sobresaltos y con dos bonitas carpas bajo el cálido sol que acompañó el fin de semana. Además, este año se intentaron ampliar las infraestructuras y las actividades, consiguiendo un encuentro grande y diverso, pero manteniendo la cercanía y proximidad que otorgan estos eventos circenses.

El objetivo parecía cumplido, las preinscripciones funcionaron muy bien y se llegó al límite de aforo del encuentro: 850 personas acudieron al encuentro al completo, convirtiéndolo actualmente en el mayor encuentro de circo en España. Los temores sobre realizar el encuentro en el "puente de mayo" y la coincidencia con el Viña Rock se disiparon cuando empezaron a venir asistentes con buen ritmo y sonrisas en sus caras.



Pese a ser el año con más asistentes, el clima reinante fue excelente. No había más que darse una vuelta por el recinto para observar a mucha gente con la sonrisa en la cara, divirtiéndose, compartiendo trucos, entrenando o simplemente viendo a otros. Quizá el punto negativo fue que, al carecer de un gran gimnasio (había dos pequeñas salas disponibles), la oferta y actividad de talleres de circo fue menor de lo habitual.

Daba comienzo un largo fin de semana circense con una programación de lo más variada: jornadas de circo social, varios conciertos, talleres, cabaret de circo, campeonato de volley-maza, mañana familiar, olimpiadas y la gran gala en el Teatro Circo Price. En las jornadas de Circo Social se debatieron diversos temas sobre la realidad del circo como herramienta socio-educativa, y se desarrollaron talleres de clown. Se contó con participantes como Pallasos en Rebeldía, Circo Piruleto, Saniclown, Payasos sin Fronteras, Acircándonos, etc.

Se volvió a contar con una actuación de calle, esta vez con la compañía andaluza Tresperté, que presentaron bajo la carpa su nuevo espectáculo "Oopart", una bonita obra combinando una ingeniosa estructura futurista con una buena dosis de banquinas, acrobacia y humor.

Como novedad, este año se instaló un trapecio volante y muchos de los asistentes pudieron disfrutar de la sensación de volar en esta estructura. Otra de las innovaciones fue la de realizar, el día 30, una “Batalla de Aéreos”, un evento algo anárquico, a modo de competición entre dos equipos, donde el público decidía las distintas pruebas y a los ganadores.

Fotografía: Noa Zabaleta


Otra novedad fue que, debido a la capacidad limitada de la carpa, el cabaret del día 29 de abril se realizó en dos pases. Todo un éxito, ya que se pudo disfrutar con comodidad de grandes artistas como Julietta Birkeland (malabares), Nina Savidi (red aérea), Jose Illanes (música, clown), Rebeca (cuerda lisa), Magdalena (verticales y contorsión) y Nico (aros), presentados por una triunfal Mon Salmón.

El resto de actividades también tuvieron buena aceptación, como la zona de slackline, zona de monociclos, torneo de volley-maza, etc. Los conciertos de The Flutedogs, Odé Zulé y EntrePapeles aportaron la nota diversa del encuentro y animaron las noches en la carpa, protegidos del frío de la noche madrileña.

Ricky moviendo a las masas. Fotografía: Mai Ibargüen
El colofón del encuentro fue la Gran Gala de Circo Internacional, realizada por tercera ocasión consecutiva en el Teatro Circo Price. El reto de este año lo supuso el realizar dos pases de la gala, uno para los inscritos al EUCIMA y otro para el público general. Para ello se reunió un elenco de un nivel en conjunto pocas veces visto en una gala de un encuentro de circo. Presentó la Gala José Luis Redondo, “Ricky, el Profesor de Tenis”, que enseguida se metió al público en el bolsillo y les hizo retorcerse de risa. Abrieron la noche Antonio Segura y Max Lasala, de la compañía Akoreacro, con un bellísimo número de cuadro aéreo. Siguió el joven malabarista Jimmy González que escogió la arcilla y sus formas cambiantes para mostrar una elegante combinación de malabares y danza.


Antonio y Max. Fotografía: Mai Ibargüen
Las finlandesas Lotta y Stina triunfaron con su cuidado y potente número de portes sobre rulo. Jacob Sharpe sorprendió a todos con su nivel de diábolos y su peculiar puesta en escena, acabando su número con cuatro diábolos en el aire, recogiéndolos tras hacer una pirueta. Las jovencísimas Olena y Svitlana ofrecieron ocho minutos de malabares sobre monociclo, a un nivel que sólo parece explicarse por provenir de la escuela de circo de Kiev. El número aéreo correspondió a la canadiense Erika Nguyen, muy elegante con el aro. Cerró la gala un malabarista ya reconocido como leyenda, Viktor Kee, con su nueva producción, fiel a su estilo propio.

Olena y Svitlana. Fotografía: Mai Ibargüen
Reto conseguido, más de 1800 personas asistieron a esta gran noche de circo, lo que supuso casi duplicar el número de espectadores del año previo. 

La Mañana Familiar volvió a funcionar muy bien. Uno de los cometidos del EUCIMA es ayudar a difundir el circo entre todas las personas. Por tanto parece básico empezar por los más pequeños. Diversas actividades y espectáculos relacionados con el circo que disfrutaron los más de 200 niños que se acercaron el domingo hasta el encuentro.

Tras las olimpiadas del domingo y la tradicional lanzada se cerró la octava edición del EUCIMA. La que deja una gran sonrisa en la cara de los participantes y de los organizadores. La que se confirma como una gran cita anual circense que no conviene perderse.



Fotografía: Mai Ibargüen



Más imágenes y vídeos en: https://www.facebook.com/circochaminade

martes, 26 de abril de 2016

Ración de vídeos del mes. Abril 2016

31 es un truco muy sencillo. Con el que uno cree hacer malabares antes de hacer malabares. Una pelota en el aire y otra de mano a mano. Con eso te vale para presumir ante amigos o creerte un tipo habilidoso. Luego, un día, descubres los malabares y sus posibilidades infinitas y tu cabeza sufre un vuelco. Nada es imposible y lo más difícil puede ser hacer algo sencillo y bonito.
Cuando uno cumple 31, en cambio, le pilla algo más curtido, aunque mucho menos de lo que se piensa. Ha pasado por las diferentes etapas que socialmente se deben pasar y uno atisba una cierta estabilidad a medio plazo, con eso te puede servir para presumir ante amigos o creerte un tipo vivido. Estoy seguro que mi cabeza aún tiene que dar muchos vuelcos, espero que sea con esas personas queridas que le alegran tanto a uno la existencia, y las que quedan por conocer.
De una cosa estoy seguro, el circo seguirá presente en esos vuelcos, ya que es de las cosas que nunca dejan de sorprenderme.

Pasen, hay sitio al fondo.

1) Adriana Pegueroles y Patricia van Cawenberge. Las boleadoras son un instrumento tradicional gaucho. Como ha pasado con algunas otras danzas, todo consiste en darle una pequeña vuelta para hacerlo circense, ese arte capaz de absorber todo lo que le rodea. Recuerdo haber visto este número hace mucho tiempo y verlo varias veces seguidas por puro asombro (no dejan incrustar el vídeo, haced click en el link para verlo)


2) Anthony Gatto. Creo que cualquier vídeo que haya sacado este hombre merece ser servido en estas raciones. Su nivel sigue siendo estratosférico y su retirada cuando aún estaba en plena forma sigue siendo un drama para el mundo del malabarismo. Al menos pudimos disfrutar de algunos vídeos divertidos como éste. Que nadie se engañe por su tono distendido, hacer equilibrio con cosas tan pequeñas está al alcance de muy muy pocos.



3) Daniela Palickova. Esta checa lleva años sacando vídeos. Dentro de un país con poca cultura de circo contemporáneo, Dada es un claro ejemplo de lo que Internet consigue. Llevo suscrito a su canal mucho tiempo y en cada vídeo saca detalles que demuestran que es una investigadora incansable.

                      
Inside I'm Smiling <-- font="" for="" go="" ios="" jtv="" playback="" please="" to="">

4)  Alexandr Magala. Un moldavo hecho a sí mismo, de esos que dejan todo para irse a "hacer las américas" con una mano delante y otra detrás, que aprende a tragar sables sólo por probar y acaba haciéndose viral por un vídeo. Profesional de los concursos de talentos, la actuación de Magala es puro circo, que te remueve por dentro por su capacidad de seguir a rajatabla el "más difícil todavía".


5) Recopilatorio. No soy excesivamente fan de estas recopilaciones de habilidades, me parece, en cierto modo, banalizar todo ese esfuerzo que hay detrás, ocultando nombres y carreras a golpe de música movida. Sirve para ver barbaridades, todas juntas, como producto de consumo del que olvidarse pronto, bajando nuestro listón de asombro sin aportar mucho más. También sirve para constatar que "lo guay" es masculino, el porcentaje de hombres de estos vídeos es altísimo, y no porque las mujeres no puedan hacer cosas asombrosas, sino porque hemos aprendido a que no nos llamen tanto la atención. Aunque eso da para otra entra. Pero claro, ¿quién no disfruta de 4 minutos de burradas?



6) Ernest Montego. El pasado 20 de abril falleció Ernest Montego, uno de los grandes malabaristas de la historia. Me sorprendí a mí mismo por no haber puesto nunca un vídeo suyo en estas raciones. Sus actuaciones son dignas de estudio, estilo limpísimo, ausencia de fallos, varias disciplinas muy diferentes entre sí, y su capacidad única de hacer "estatuas" (trucos en los que el malabarista está quieto mientras realiza varios malabrismos distintos a la vez). Después de ver el vídeo os recomiendo el obituario que escribió David Cain sobre él, para conocerle un poco mejor.



Chupitos y dulces
Hace tiempo que no cierro los menús con algo para llenar ese "huequito" que queda tras el festín. Que no se diga, invita la casa.
Por los siguientes 31 y trucos por venir

¡Salud y mucho circo!



miércoles, 30 de marzo de 2016

Ración de vídeos del mes. Marzo 2016

Pues nada, que seguimos sin gobierno. Así, sin más, casi parece lo normal. El mundo sigue girando, está claro, incluso nos han dado las vacaciones de Semana Santa, no nos podemos quejar. Tras este parón de más de 15 días (en cuanto a los políticos se refiere), sólo interrumpido por el enésimo escándalo de corrupción del partido más votado y por las rencillas internas del partido emergente; parece que ya vuelven a su actividad. En la ración previa esperaba, ingenuo, que a estas alturas se habría resuelto, pero no, oyes, que no es tan fácil. Habrá que armarse de paciencia y de circo para pasar el trago, digo yo.

Pasen, hay sitio al fondo.

1) Qin Warriors. Troupe china en el Festival de Figueres. Lo bueno de este gran Festival es que está colgando casi todas sus actuaciones en su canal de Youtube. De ahí salen barbaridades como la de esta troupe, que no se conforman con realizar torres humanas sobre monociclos, sino que ejecutan juegos de icarios sobre ellos. Gracias a las troupes chinas por seguir liderando el "más difícil todavía".


2) Lucas Castelo Branco. Cambio de tercio completo. Lucas es un brasileño que ya había hecho algún vídeo vistoso en su país. Ahora que se ha afincado en Toulouse y ha bebido de las aguas del Garona, saca otro vídeo desde Lido. Una improvisación deliciosa.


3) Ayal Benin & Friends. Ayal es un israelí que durante un tiempo residió en nuestro país. Llegó al circo desde el mundo del frisbee, consiguiendo en sus números integrar las disciplinas de forma brillante. Ahora ha sacado algunos vídeos donde vuelve a sus orígenes, a jugar con sus compañeros de frisbee y hacer las locuras que sólo ellos saben hacer.


4) Valeriy & Julia. Los números de mano a mano a veces se parecen entre sí, por suerte hay algunos que marcan diferencia. En este caso, esta pareja lo consigue. Una buena combinación de esa técnica tan bien conseguida que todo parece sencillo y la elegancia en la puesta en escena.


5) Ed Cliffe. De investigación y de mezclas vive el arte, con ellas crece, cambia, se desarrolla y se permite seguir sorprendiéndonos. Cliffe ha llegado a la mezcla entre los cigar boxes y las bolas de contact, y encima lo presenta en un vídeo editado con buen gusto.



6) Noah Nielsen. Alumno de Montreal, de esos que han conseguido manejar una disciplina con tal arte que se permiten fluir con ella. A gozar con lo que viene por su parte. La libertad tiene que ser algo parecido a moverse así.


7) Richie Jackson. Otro que tiene pinta de ser libre, más bien un verso libre. Que su aspecto de haber dejado un poster de Led Zeppelin no os engañe, es uno de los skaters de moda. ¿El motivo? El de casi siempre, haber podido darle una vuelta más a lo que ya hacía de forma sensacional. La búsqueda de nuevos movimientos en el skate también parecía estancada, pero no, esto no se acaba.


Bien, espero que hayan quedado saciados. 

Ojito con abril que viene con EUCIMA incluído.

¡Salud y mucho circo!


miércoles, 23 de marzo de 2016

Proyecto "¿Qué es para ti el malabarismo?"

Cuando uno se pone a pensar en los conceptos básicos, lo aparentemente simple se vuelve complejo. La misma palabara malabar tiene un origen peculiar, como ya expliqué por estos lares. Pero es el significado de la propia palabra lo complejo. ¿Qué abarca el malabarismo? ¿Cualquier cosa manipulable se convierte en malabar? o el eterno dilema: ¿Son las cariocas un malabar?

Si atendemos a la definición RAE, malabar es el originario de Malabar (India), hay que buscar "Juegos Malabares" para obtener una explicación: ejercicios de agilidad o destreza que se realizan como espectáculo, lanzando y recogiendo diversos objetos o manteniéndolos en equilibrio inestable.


Como véis, es una definición ambigua y libre para la interpretación de cada uno, y ahí está lo interesante. Cada uno tenemos una idea en la cabeza sobre lo que es el malabarismo. La idea de este proyecto es recopilar todas estas definiciones personales en otra entrada, una entrada viva que se pueda ir ampliando cada cierto tiempo.

legendarium austriacum. 1185-1195


Aquí van las bases del proyecto, todo el mundo está invitado a participar.
  • PREGUNTA: ¿Qué es para ti el malabarismo?
  • EXTENSIÓN DE LA RESPUESTA: Desde una palabra a un pequeño párrafo
  • IDIOMA: el que gustes
  • ¿DÓNDE RESPONDO?: en los comentarios de esta entrada o en la página de Facebook del blog. También por email a rafamalabar@gmail.com (asunto: "qué es para mi el malabarismo")
Los mejores textos se publicarán en una futura entrada.
Para ir abriendo boca y animaros a participar, Kris Kremo ya se atrevió a responder a esta pregunta


¡Animáos a participar!

Salud y mucho circo



PD: Mil gracias a Celso Pereira por proponer este proyecto tan interesante. ¡Apertas e bicos!

martes, 15 de marzo de 2016

La sinergia del circo

Sinergia, del griego συνεργία, "cooperación". Acción de varias causas cuyo efecto es superior a la suma de los efectos individuales.

El circo sabe de sinergias, de cooperaciones y de suma de efectos. Todo proyecto circense bien planteado requiere intentar alcanzar la sinergia, obtener un resultado superior fruto de esas pequeñas piezas previas: el trabajo, el aprendizaje, la creación, la escucha, la observación y la evolución.



Conocedores de esto, cuatro artistas residentes en Madrid forman, en noviembre de 2014, la compañía Nueveuno con la idea de crear un espectáculo sólido a medio plazo. Nueveuno lo componen Jorge Silvestre, Miguel Frutos, Josu Montón y Stefano Fabris. "Todos habíamos trabajado juntos como parte del grupo de malabaristas de Gandini Juggling desde 2009. Tras varios años realizando encargos para Gandini, nos surgió la necesidad de crear algo propio", recuerda Jorge Silvestre. "Queríamos que fuera algo independiente y nos exigimos a nosotros mismos un compromiso serio, con la idea de crear este proyecto durante, al menos, un año".




Sobre el nombre de la compañía, Jorge lo explica: "Nueveuno es el prefijo telefónico de Madrid, además es una figura de malabares, la ducha de 5 pelotas, la imagen que a uno se le viene a la cabeza cuando le hablan de malabaristas". La idea original del espectáculo y la dirección artística recae en el propio Jorge Silvestre, "yo ya tenía muchas ideas anotadas de proyectos previos que no llegaron a ver la luz. Contacté con Alfonso Reverón, escenógrafo, para comentarle mis ideas sobre lo que quería trabajar. Pronto vimos que era un proyecto grande y requería de unos materiales y una escenografía particular".

Sinergia surge de la investigación con los materiales y las estructuras, desde el punto de vista de la manipulación de objetos, las verticales y la danza. Con la madera y el metal como ejes centrales, la construcción de las diferentes estructuras implicadas en la escenografía se va haciendo ante los ojos del espectador. Las diferentes coreografías propuestas para esta construcción y manipulación permiten generar una dramaturgia en la que se tratan temas como la adaptación social, los conflictos personales y la evolución de los personajes en el proceso de integración en el grupo.



"También teníamos claro que en este proyecto la música debía estar creada expresamente para este espectáculo, que estuviera en sintonía con esa transformación de objetos y personajes; así entró Enrique Vaz en Sinergia, que ha compuesto toda la música. Lo mismo ha sucedido con la iluminación, gracias a Israel Menéndez y Rubén Gallardo".

Todo el proceso creativo se ha ido consolidando a través de varias residencias técnicas artísticas en lugares como los Teatros del Canal (Madrid), Malabaracirco (Cantabria), Zirkozaurre (País Vasco) o L'Estruch (Cataluña). Además han podido ir mostrando pequeñas partes de su espectáculo, a modo work in progress, en sitios como el Festival Teatrea, los propios Teatros del Canal, o el prestigioso Festival CIRCA de Francia.



El estreno será los días 16 y 17 de abril en el Teatro Circo Price. "Estamos preparados para el estreno, tenemos muchas ganas. Después tenemos fechas en el Festival Trapezi de Reus (12-15 de mayo) y en la Circada de Sevilla (1-12 de junio). En España aún cuesta programar este tipo de espectáculos, pero somos optimistas y estamos contentos con el resultado" resume Jorge.



Más información:


Ficha Artística:
  • Creación e Interpretación: Stefano Fabris, Miguel Frutos, Josu Montón y Jorge Silvestre
  • Idea Original y Dirección: Jorge Silvestre
  • Dramaturgia y Ayuda a la Dirección: Oscar Diéguez
  • Mirada Coreográfica: Iris Muñoz
  • Composición Musical: Enrique Vaz
  • Escenografía: Alfonso Reverón
  • Producción y distribución: Paula Gutiérrez
  • Acompañante profesional: Elena Ros
  • Fotografía: Paco Manzano y Miguel Berrocal
  • Técnica: Israel Menéndez

jueves, 10 de marzo de 2016

Simplemente Juan Juanín

Ayer Juan Silva Pequeño, más conocido como Juan Juanín, hubiera cumplido 34 años. Por desgracia, el 7 de diciembre de 2014 falleció de un paro cardiaco mientras dormía en su domicilio. Una noticia trágica que pilló a todos sus conocidos por sorpresa, dejando a sus amigos y familiares destrozados y un gran impacto en el circuito de calle circense.






Juanín nació en Nigrán, Galicia, en 1982. Siendo un niño introvertido, a los 12 años se apuntó a una actividad de teatro del colegio y allí descubrió su vocación. "Se transformaba en el escenario, se le veía muy cómodo, cuando luego fuera del mismo era tímido", explica su padre, Juan Silva Castro. Siguió recibiendo clases de teatro, mientras añadía habilidades musicales al comprarse una batería y formar un grupo de música: Paco Jones, llegando a dar varios conciertos en locales de Vigo. Por entonces, una lesión de rodilla acabó con una de sus grandes aficiones, el fútbol; por lo que se centró en su vocación. "Un día a los 16 años nos sorprendió con que quería ser mimo, cogió un mono de trabajo, lo pintó de plata, se puso un casco y allí que se fue, a la calle del Príncipe (una de las principales calles de Vigo) a pasar la gorra. Nosotros no dábamos crédito", recuerda su padre.

Juanín, con 16 años, de mimo en las calles de Vigo


Fue tocando varios palos del espectáculo en su adolescencia, haciendo monólogos, siendo cuentacuentos, participando en diversas obras de teatro, e incluso como figurante en alguna serie de televisión. Fue a Santiago a hacer varios cursos. Fue en un Festiclown donde participó en un taller de Jango Edwards y se enamoró de esta disciplina y de este artista, convirtiéndose en uno de sus grandes referentes junto a Leo Bassi. Allí también conoció más el circo y el teatro de calle.

Pronto Galicia se le quedó pequeña y, siguiendo a algunos amigos ya instalados allí, cogió las maletas y se instaló en Valencia en 2004, la que sería su casa hasta el final. Allí fue pieza clave en la actividad circense de la región, siendo uno de los pilares de la Asociació Valenciana de Circ durante muchos años, así como uno de los impulsores del Espai de Circ. En 2006 consiguió formar parte del elenco de la Fura dels Baus. Durante tres años participó en varias producciones de la compañía, actuando en todo el país y en Italia. Pero su inquietud le impidió mantenerse allí, sintiendo que necesitaba algo más rechazó a la prestigiosa compañía y se embarcó en sus proyectos personales.

Desde 2008 forma, junto a Lomi Szil y Vicente Grau, la compañía Sin Mundus Cirkus, divertida, irreverente y con muchos malabares; que de forma intermitente siguió ofreciendo espectáculos hasta 2011. En 2010, con Roi Borrallas, crean la compañía La Bella Tour. En ella se representaba un espectáculo que combinaba clown, acrobacias y mucho humor (ver vídeo de una función). Entre 2012 y 2013 fue parte del elenco de la gran producción circense Eoloh, que giró por todo el país, siendo uno de los clowns principales.

Juanín junto a Roi, La Bella Tour


En 2012 funda, junto a Cesar García, Alberto Vidal y Olga Osuna la compañía La Finestra Nou Circ, que realizó tareas diversas como producciones de espectáculos (La Familia Romanesku, Circ y Foc, Circambulant, etc), organización de  festivales (Festival de Novo Circo de Nigrán, Finestra Nou Circ Festival) y toda la rama de circo social, de la que parecía más orgulloso. En 2013 crean el proyecto Finestra Inclusiva, donde se formaba en técnicas circenses a niños en riesgo de exclusión social (discapacidad intelectual, enfermedad mental, inmigración, tutelados, etc). Con ellos llegaron a montar un espectáculo con el que actuaron en varios teatros y festivales. El Festival Novo Circo de Nigrán ofreció, en la pasada edición de 2015, una gala llamada "Juan Juanín" a modo de homenaje. 

Para 2015 planificaba un espectáculo junto a Alberto Vidal y Rogelio Pérez llamado Circus Band, en el que todos harían música y circo.



Sus amigos y familiares destacan de él la alegría que desprendía, su carisma, su generosidad y la capacidad de ganarse tu confianza en 5 minutos. "Una semana antes de dejarnos, Juanín estuvo en casa unos días de visita, nos reunimos mucha gente, casi parecía una despedida. Tras actuar junto a César García en un pueblo cerca, su tío, pescador, le entregó tres capachos de pescado. Dijo que era muchísimo y se dedicó a repartirlo entre los vecinos", recuerda su padre.

En lo profesional todos coinciden en su falta de miedo al trabajo, mostrando el mismo entusiasmo por cualquier proyecto, ya fuera trabajar en un bar ante veinte personas que en un teatro ante mil. Y por encima de todo su inquietud, su capacidad para involucrarse en muchos proyectos y volcarse en ellos, "es como si tuviera mucha prisa, iba de una cosa a otra, quizá porque igual él ya sabía que no tenía mucho tiempo", resume su padre.



A día de hoy, su página de Facebook permanece aún abierta, llena de los mensajes de cariño y recuerdo de todos sus conocidos. Una forma más de mantener el recuerdo de Juanín, una persona que conseguía conquistar a todo aquél con el que se cruzaba.

Como dijo en una entrevista, "Esta no es una profesión, la de clown. Es una forma de vida. Decides con 15 años dedicarte a esto y por mucho que quieras no puedes hacer otra cosa", rematando con una gran frase:  "Mis metas son ser feliz y vivir de esto, sentirme realizado y dormir con la conciencia tranquila". Juanín lo consiguió claramente y, mientras lo hacía, sacó las sonrisas de mucha gente.



Más información

Gracias a Juan Silva, a César García y a Isla Letriska por colaborar en este reportaje.

lunes, 29 de febrero de 2016

Jamás nos plantearíamos otra profesión. Entrevista a Los Kikolas

Primera entrevista en dos tiempos del blog. Le ha tocado a un dúo, Los Kikolas. Una primera ocasión, en octubre de 2014, en un pequeño bar de Herrera de Pisuerga tras finalizar el X Malabaria. En ella se sucedieron las sonrisas, las frases empezadas por uno y acabadas por el otro, con la complicidad que da una hermandad artística. El segundo, en febrero de 2016, vía mail, sin que falten los abrazos y las muestras de cariño telemáticas. La magia de las entrevistas las fusiona sin solución de continuidad. La misma continuidad que tuvieron Los Kikolas durante más de 12 años de trabajo por toda la geografía. 




Quique Méndez ("el moreno") era un joven de Aguilar de Campoo (Palencia) que, interesado por el teatro de calle y el payaso, descubre el malabarismo. En el año 2000 llega a Burgos y conoce el Centro Social Gacela, un lugar de reunión de artistas, actores, músicos y los primeros aficionados al circo. Allí ya estaba Quique Sebastián ("el rubio"), un burgalés -"de Gamonal", aclara- que ya había comenzado a hacer malabares en el 97, "con 20 o 21 años empecé, llegué desde la música". "Hacíamos muchas actividades: pasacalles, animaciones, talleres, etc. Al poco de conocernos comenzamos a practicar muchos malabares, sobre todo estábamos muy enganchados al passing".



Sobre su formación ambos se consideran autodidactas, aunque presumen de que su amistad con Iñaki Sastre (Gandini Juggling) les ayudó mucho a aprender, para después asistir a cursos e intensivos. "Antes llegábamos todos al circo por los malabares, ahora es más por la acrobacia y los aéreos, hay mucha más formación que antes. Hacíamos un poco de todo, teníamos que hacerlo para poder trabajar, estábamos muy enfocados a trabajar en la calle. Ahora se tiende más a la especialización en un número que a la creación de un show de 1 hora", reflexiona Méndez.

Quique Méndez (izda) y Quique Sebastian (dcha) en 2002



Poco a poco, comienzan a participar en diversos eventos, actuaciones en centros comerciales, performances en escaparates, pasacalles y demás. Comenzaron a ir a encuentros de malabaristas y a conocer a otros artistas de circo. Hasta que deciden juntarse. "Nuestro primer bolo juntos, antes de llamarnos Kikolas, fue un desastre. Tuvimos la genial idea de ir a pasar la gorra al centro de Burgos el último día de las fiestas, el llamado 'día del burgalés ausente', cuando toda la ciudad se va al parque de Fuentes Blancas", recuerda entre risas Méndez.



Quique Sebastián aclara un poco los orígenes: "comenzamos a ser Los Kikolas en 2002, teníamos mucho material de los entrenamientos y decidimos hacer algunas gorras. Pensamos ir al sur porque hacía mejor tiempo. Llegamos a Málaga, la peor elección de nuestra vida, en los 15-20 días que estuvimos allí apenas pudimos actuar porque nos echaba la policía, una ruina. Ese verano fuimos más por el norte y ya nos fue mejor, empezamos a crearnos unos personajes".



Ese primer show se llamó "Malabartistas de calle" y giró durante años, llegando a hacer más de 500 actuaciones en toda su carrera. "Funcionaba muy bien"-asegura Sebastián-"sin publicitarlo nos seguían llamando para hacerlo. Gustaba al público, tenía diábolos, antorchas, mazas, acrobacias...".





A este espectáculo siguieron otros con mayor o menor fortuna. Primero Circo Modesto (2004), más orientado a sala y a público infantil (la demanda del momento), al que no sacaron mucho partido. Después vino Street Circus, un pasacalles muy trabajado, con personajes, disfraces, zancudos, gomaespuma, músicos en directo, etc; pero que resultó un fracaso. En 2006 vino Quique Palique, al que sucedió su gran espectáculo: Dr Ficante.



"Para crear Dr. Ficante nos metimos 9 meses a trabajar a diario muchas horas con Alejandro Britos, un director artístico madrileño que contratamos para la ocasión. Fue un currazo pero el show tenía de todo: magia, malabares, sombreros, flair, personajes,etc. Menos mal que funcionó muy bien", recuerda Méndez.



Quique Sebastián lo confirma: "Ha sido el espectáculo que mejor ha funcionado y el que más alegrías nos ha dado". Y continúa,"El que nos ha sacado de Castilla y León, que nos ha llevado a festivales como Circada, la Bisbal, etc". Se trataba de un divertido y cuidado espectáculo donde una pareja de hermanos nos vendían un tónico milagroso con múltiples propiedades. Ese afán por cuidar los trajes, la escenografía, los materiales, es su sello de identidad, persistente en sus espectáculos individuales. (En este vídeo podéis ver un fragmento de una de sus actuaciones).






Colaboraciones con Payasos Sin Fronteras, conociendo el circo social. 


Ambos han sido colaboradores de PSF en varias ocasiones, sin embargo sólo coincidieron en una de las expediciones. En lo que si concuerdan es en la sensación que deja ese voluntariado. Méndez lo explica: "el voluntariado engancha, es un regalo, te va haciendo el corazón más grande y te ayuda a relativizar todo, tus problemas y preocupaciones; te carga las pilas".







La Carpa Domo, el proyecto contra viento y marea.


En 2012 los Kikolas compran una carpa geodésica, un proyecto de ilusión y lleno de energía. Coincidiendo con el décimo aniversario de la compañía organizan en ella galas y espectáculos de circo para el disfrute de sus 100 espectadores por vez. Después se animaron con el festival Soñando Circo", todo autogestionado, que tuvo mucho éxito los dos años celebrados. Pero comenzaron las dificultades con el Ayuntamiento de Burgos. "El tercer año vinieron a por nosotros -explica Méndez- supongo que por haber sido siempre muy críticos con la gestión cultural de la ciudad. Nos pusieron muchos problemas en todo: el cuadro eléctrico, el aforo, la policía controlando, etc. No nos prohibían pero nos hacían la vida imposible". "El desgaste fue muy grande, nos quitaba fuerzas para el resto de proyectos, y más unido a la crisis. Se unió a los problemas de salud de Quique (Sebastián) y su familia, así que nos planteamos parar y hacer un reset, empezar otros proyectos".



Con la decisión tomada, Los Kikolas se despidieron de sus amigos en el Cabaret Vintage en su propia carpa domo. La despedida de los escenarios el 3 de enero de 2014, en Burgos. "Fue un bolazo, salió genial, sabíamos que era el último y fue un placer", recuerda con una sonrisa Sebastián.







Divergen los caminos
 
Sus proyectos personales aparecieron antes de separarse. Comenzó Quique Méndez creando a su alter ego Jean Philippe Kikolas, con el espectáculo Sin Remite. Un despistado cartero francés que bebe del humor de Chaplin y Keaton mientras juega con una escenografía cambiante, con pelotas de rebote, con bici acrobática, con los equilibrios y con los globos gigantes. Mientras los Kikolas seguían girando, de hecho su compañero era el técnico de sonido en Sin Remite. En cuanto a la experiencia en solitario, Quique la describe como "diferente, te tienes que empujar a ti mismo, se va más despacio, aunque estoy contento porque los proyectos van saliendo: hay bolos, la carpa sigue funcionando...".


Además se ha embarcado en proyectos compartidos, como el espectáculo Errantes, de la Compañía El Cruze, de corte más contemporáneo y cuya experiencia allí describe como "enriquecedora". En su futuro más cercano, Quique habla de su nueva creación, dirigida por Leandre y que quiere presentar en agosto. En marzo participará en un festival en austria y en mayo en el MUECA de Canarias. Podéis ver aquí su vídeo promocional.




Por su parte, Quique Sebastián creó su compañía propia, Kicirke, en 2014, tras la separación, combinando su trabajo a la gorra con colaboraciones con otras compañías de teatro de Burgos. Eso le permitió estar más cerca de su familia y acompañarla en momentos delicados de la salud de su mujer, Vanesa.



El Comediante es el trabajo creado, en él se pueden ver los detalles de la marca Kikolas: el mimo por todos los elementos, la escenografía cuidada, el vestuario bien elegido. De esta nueva etapa, Quique destaca "la libertad en cuanto a mostrar lo que me ronda la cabeza, a poder volcarme en mi familia y a poder gestionar mejor mi tiempo. Además, en solitario todo se multiplica, ya sean éxitos o fracasos". Podéis ver aquí su vídeo promocional.






Ambos refieren haber cumplido un sueño al poder trabajar y vivir del circo, y ambos coinciden (como en tantas cosas) en que jamás se plantearían otra profesión. La respuesta es igualmente idéntica en cuanto a su futuro: "seguir siendo feliz con lo que hago".