miércoles, 2 de julio de 2014

Ración de vídeos del mes. Julio 2014

Madre mía, terminado junio y los vídeos sin poner. Un momento...¡No he puesto vídeos desde marzo! Esto no puede ser. Y más yo, que me consideraba un videófilo y pretendía hacer lo mismo de vosotros (las obsesiones, compartidas, se convierten en aficiones socialmente admitidas). Al menos ha dado tiempo para que la actualidad ofrezca jugosas noticias con las que ilustrar mi entradilla a los vídeos: abdicaciones varias, como la de Juan Carlos I, la de la Roja o la de los dibujantes de El Jueves. Los semanales casos de corrupción política sin que se nos mueva ya una ceja de asombro. La llegada de la bici pública a Madrid, con estrepitoso resultado (muy a mi pesar). La irrupción de un nuevo partido político en el panorama, poniendo al bipartidismo (y a la izquierda clásica) muy nerviosos. Y a todo esto llega el verano, el ritmo se ralentiza y los helados cobran fuerza en la dieta. Y el circo sigue, bien fresquito, al margen, mientras el mundo gira, y por un momento lo demás no importa.

1) Emil Dahl. Este chico se está situando como uno de los referentes a nivel europeo, con ese estilo tan del norte, haciendo auténticas burradas (como un flash de 9 mazas, agüita). Ahora coge las mazas magnéticas de Ameron Rosvall (otro chico al que seguir, aunque no se prodigue en los escenarios) y le da ese toque suyo. Me gusta cuando la gente investiga y ofrece nuevos elementos, ¿seguirá progresando el magnetismo? ¿Llevará todos los días ese tipo de zapatillas?



2) Enra, diábolo y animación. Enra es un grupo de japoneses dedicados a la fusión entre actuaciones y animación. Aquí presentan maravilloso efecto de coordinar magníficamente una buena rutina de diábolo (de Yusaku Mochizuki) con unas animaciones espectaculares de fondo. Para ver varias veces. Y si queréis más, han hecho lo mismo con distintas disciplinas artísticas, con resultados muy vistosos (ver playlist).


3) Charlie Wheeler. Aquí tenemos una presentación de número del National Centre of Circus Arts del Reino Unido. Charlie ofrece un número lleno de trucos muy variados, manteniendo un ritmo pausado pero intenso que encaja perfectamente con la música. La suavidad y tranquilidad que transmite es medio número.



4) Fingerboarding. Es una corriente que se puso de moda hace unos años y consiste en realizar trucos con monopatines realizados a escala. Parece simple y un juego infantil, pero como a todo, hay quien lo ha desarrollado y dedicado unas horas. Ver para creer.


5) Guillaume Blanchet. Bounce. Un entretenido vídeo de viajes, como ya hemos visto tantos, de esos que dan tanta envidia por haberse recorrido medio mundo. Este tiene un hilo conductor especial, el freestyle con un balón de fútbol. Como buen director de cine, la historia es cíclica y está perfectamente editada la rutina. Chapó.


6) Sèbastien Wojdan. Marathon. No sé a vosotros, pero esta promo tiene un punto inquietante, aunque deja con unas ganas tremendas de ver la actuación completa. Wojdan ofrece uno de esos números largos en pequeño formato de esos que están proliferando al norte de los Pirineos, pero mostrando la cantidad de cosas que sabe hacer muy bien. Por interesarse por los cuchillos y por la atmósfera que le da al número, me apetece mucho verlo.


7) Fabian Krestel. Exit 12. Este alumno de la ESAC consiguió sorprender a muchos con su número de fin de curso. En él mezcla con brillantez dos elementos que no parecían destinados a entenderse: el mástil y las mazas. Él lo consigue, y nos regala una gran actuación donde quizá sólo se le puede reprochar que queda algo abigarrada. Con algo más de simpleza podría ser de esos números que se recuerdan mucho tiempo.




Los chupitos, los postres y los amarracos del mus:
Pues parece que me ha qeudado una ración con mucho modernillo. Nada, tranquilos que en la siguiente me pongo clasicote y tiro de videoteca.

¡Salud y mucho circo!

domingo, 29 de junio de 2014

El Mundo Bocabajo (III): Un poco de todo. Por Ivan G. Torre

En este último capítulo vamos a presentar algunas curiosidad relacionadas con las verticales y finalizamos con algunos de los mejores artistas actuales de este campo. No olvides revisar antes los capítulos previos de esta serie: capítulo 1, capítulo 2.


Más de uno os habréis preguntado quién es la persona que más tiempo ha estado haciendo el pino sin caerse. Si nos guiamos por el reconocido Libro Guinness de los Récords, que se dedica a validar todo tipo de récords a lo largo del mundo, resulta que oficialmente no hay nadie. ¿Serás el primero en plantear este récord? Sin embargo, sí que hay otros récords relacionados con el equilibrio de manos:

  • Mayor número de gente haciendo el pino simultáneamente. ¿Has estado en las olimpiadas de la EJC y te ha parecido increíble ver tanta gente participando en la prueba de verticales? Pues imagínate 399 personas, porque eso es lo que se consiguió en Bélgica el 17 de Septiembre del 2006.

  • El popular skater Sam Tartamella recorrió 687,33 metros haciendo el pino sobre su monopatín. Esta proeza se registró el 21 de Julio de 1996 en Wisconsin.

  • El último récord batido oficialmente tuvo lugar el 30 de Septiembre del 2013 en Manchester, New Hampshire, EEUU. La gimnasta Jennifer Stanley consiguió realizar 30 piruetas (giros) seguidos sin bajar de la vertical. Video 1. Record Guinness en número de piruetas.

Vamos con más curiosidades.
¿Crees que es complicado hacer la vertical a una mano?¿Que eres demasiado mayor para las acrobacias? A ver qué te parece el vídeo del monje Shaolin de 90 años sosteniendo todo su peso sobre un dedo.



-------------------------------------------------------------------------------

ARTISTAS

Para acabar vamos a hablar de algunos de los mejores verticalistas actuales. Para ello, sin duda, tendremos que viajar a los países de la antigua URSS. Herederos de una fuerte disciplina que comenzó en 1927, cuando un grupo de artistas creara la primera Escuela de Circo en la actual ciudad de Moscú. La elevada exigencia física y técnica combinada con una alta formación artística ha dado sus frutos, dejando algunos de los mejores números de todos los tiempos:

Anatoly Zalievsky: Es un verticalista Ucraniano que se formó en la escuela de circo de Kiev. Su carrera se lanzó al estrellato cuando en 1998 ganó la medalla de oro en el Festival du Cirque de Demain con su espectáculo de verticales en el suelo. El año siguiente ganó la medalla de oro en el festival de Monte-Carlo. Su espectáculo además de combinar una gran técnica y originalidad, refleja una sensibilidad y carisma especiales.




Irina Naumenko: Nació en 1983 en la localidad rusa de Marks, comenzando su entrenamiento circense a los 11 años. Su salto a la fama fue en 2003, cuando se incorporó al espectáculo Varekai del Cirque du Soleil.




Duo Shcherbak-Popov: Provienen de la gimnasia acrobática y su salto a la fama vino en la 32º edición del Festival du Cirque de Demain donde, además de ganar la medalla de oro, consiguieron arrancar a todo el público de sus asientos:



Pavel Stankevich: Es un joven verticalista con una gran trayectoria por delante. Se ha hecho famoso por mostrar su fuerza y extrema flexibilidad en el espectáculo Escaped de Raw Art.



OlgaPikhienko: Nació en Volgogrado (9 días al año Stalingrado) y se formó durante 6 años en gimnasia rítmica. Después de pasar por algunos de los más importantes festivales de circo fue fichada por el Cirque du Soleil en 1994.



Eike von Stuckenbrok: Salimos de la influencia soviética en dirección a Alemania. Este artista es conocido sin duda por su original y potente espectáculo en una bañera.


Andrey Moraru. Nacido en Moldavia se ha formado de la mano del profesor Vitold Kuvshinov, quien también dio clases a Anatoly Zalievsky. Sin duda, se notan estilos similares.




----------------------------------------------------------------------------------------------

Y hasta aquí esta introducción al mundo de las verticales, andar con las mano. Una vez más, agradecer a Iván el tiempo dedicado a escribir estos artículos tan didácticos. Espero que todos hayáis sentido un poco más de curiosidad por las verticales y que, al ver un espectáculo, valoréis las diferentes figuras. Hale, todos cabeza abajo hasta sentir la sangre latir en la cara.

jueves, 26 de junio de 2014

El mundo bocabajo (II): Ejercicios Avanzados. Por Iván G. Torre

En el anterior capítulo hemos hecho una introducción a las verticales. Se han comprendido mejor los principios físicos en los que se basa el equilibrio de manos y la dificultad de algunas de las figuras más básicas. A continuación se explican las diferentes subidas a fuerza y otras figuras que, bien por su dificultad técnica o física, se consideran más avanzados.



1) SUBIDAS A FUERZA

“El Olímpico”. Se trata del ejercicio por excelencia dentro de las verticales. Comenzando con las manos apoyadas en el suelo, consiste en llegar a la vertical sin realizar ningún tipo de impulso dinámico (saltos). Esto se puede lograr de diversas formas, las básicas y en orden de dificultad se muestran a continuación:
  • Olímpico desde escuadra: Se comienza con las piernas abiertas que únicamente se juntan al llegar a la vertical, corresponde a 0,1 puntos de dificultad en GAM (…..).
  • Olímpico: Con las piernas estiradas, se sube pasando por la figura del Siete hasta llegar a la posición final. (0,2 ptos. En GAM)
  • Olímpico desde L-sit y V-sit (ver más adelante): Similar al anterior pero comenzando en esas figuras. Desde V-sit obtendría 0,3 ptos de dificultad en GAM.
  • Olímpico desde Manna (ver más adelante): Similar pero comenzando desde el manna. 0,4 ptos de dificultad.



Olímpico desde Manna subiendo con escuadra (piernas abiertas)


L-sit, V-sit y Manna: Sentados en el suelo con las piernas juntas y estiradas, se apoyan las palmas de las manos y se suspende todo el peso del cuerpo en el aire. Mirando de perfil, las piernas y el torso forman un ángulo recto, por lo que se semeja a una L mayúscula. Es la posición básica de descanso cuando se realizan equilibrios sobre los bastones o pull-ups (esa plataforma con sendos tubos, normalmente de acero, que acaban en tacos de madera sobre los que el artista coloca sus manos para subirse) Se puede aumentar la dificultad del ejercicio si desde el L-sit, sin mover apenas el torso, se suben las piernas hasta que casi tocan el pecho. De esta manera se llega al V-sit, que visto de perfil asemeja a la letra del abecedario que lleva su nombre. La dificultad de esta posición se valora con 0,2 ptos de dificultad en GAM. Aún existe otra posición dentro de esta familia (que personalmente no se la he visto realizar a nadie ajeno a la gimnasia artística), se trata del Manna o Maná (0,3 ptos en GAM). Desde la posición de V-sit se eleva el torso hacia adelante hasta que esté completamente paralelo al suelo. Requiere mucha flexibilidad y fuerza de tríceps.


L-Sit

V-Sit

Manna

Infernal o plancha adelante: Tan simple (y tan complicado) como mantener el cuerpo totalmente recto y paralelo al suelo. Las muñecas trabajan en una posición forzada, por lo que los dolores no son algo raro después de entrenar esta figura. Realizarlo con las piernas abiertas es considerablemente más fácil que mantenerlas juntas. A pesar de su gran dificultad se considera una figura básica en gimnasia artística masculina valorado sólamente en 0,1 (piernas abiertas) y 0,2 (piernas cerradas) puntos.

Infernal

Pino arqueado, pies en cabeza o fresa: Desde la vertical los hombros y los pies se adelantan, las rodillas se doblan y los pies alcanzan la cabeza del verticalista. Hay que notar la diferencia con el mexicano donde los hombros se desplazaban en la dirección contraria a los pies. Aunque al estar el COM más cerca del suelo el equilibrio es más fácil, la espalda trabaja muy contorsionada por lo que exige una gran flexibilidad.

Fresita

2) VERTICAL A UNA MANO.

Cuando pensabas que sabías ya todas las figuras y variaciones posibles de la vertical, toca volver a empezar de cero, aprendiendo ahora a realizarlas sobre una mano. Básicamente son dos las técnicas para guardar el equilibrio a una mano: rotando la cadera o empujando el hombro.

  •  Comencemos con la más sencilla de realizar: girando la cadera. Partiendo de la vertical en segunda (también se puede hacer con las piernas cerradas pero es más difícil) hay que rotar la cadera de forma que uno de los pies intente tocar su correspondiente mano. A medida que el cuerpo gira la mano contraria sentirá menos peso hasta que finalmente quede libre. Es un movimiento muy fácil de entender haciendo la vertical apoyando todo el cuerpo contra la pared.
  • Empujando el hombro: Partiendo de la vertical con piernas cerradas hay que empujar fuertemente el hombro sobre el que nos quedaremos en equilibrio y balancear muy ligeramente el cuerpo. El peso quedará sobre una de las manos, mientras que la otra mano guarda el equilibrio apoyando únicamente los dedos (en piano). Hay que bloquear la cadera, estirar las piernas y llevar la cabeza al brazo principal. Finalmente se puede retirar la mano en piano y llevarla estirada hasta la cadera.



Vertical a una mano empujando el hombro


Figuras a una mano:

Siete lateral: Partiendo desde el siete a dos manos, se rota la cadera 90º con las piernas paralelas al suelo. En esta posición el peso descansará sobre una sola de las manos.

Siete lateral

Spagat, segunda, mexicano, olímpico a una mano... Prácticamente todas las figuras básicas de dos manos se pueden realizar con mayor o menor dificultad únicamente sobre un apoyo. Al quedar libre una de las extremidades se gana en libertad y se pueden explorar nuevos movimientos. La dificultad de pasar de hacer verticales sobre dos manos a realizarlas sobre un apoyo, es tan grande como volver a aprender de cero. Sin embargo y fuera de dudas el esfuerzo merece la pena.





Y hasta aquí el segundo capítulo. ¿Te ha gustado? ¿Leíste el capítulo primero? Ahí viene la información básica para entender mejor las verticales. No olvides visitar el tercero y último de esta magnífica serie escrita por Iván G. Torre.



martes, 24 de junio de 2014

El mundo bocabajo (I): Introducción. Por Iván G. Torre

Tengo la suerte de tener amigos que les gusta el circo y que saben mucho sobre ello. Y me encanta preguntarles sobre sus disciplinas y aprender y contagiarme de su placer por ellas. Este es el caso de Iván G. Torre, al que ya le dediqué una entrada hace tiempo. Iván está creciendo a un ritmo imparable como verticalista, así que aproveché para que me echara una mano con el blog y escribiera sobre sus conocimientos en verticales. Se lo ha trabajado y escribió tres entregas, donde repasa diferentes técnicas, entrenamientos y artistas de verticales. Un lujo. Muy agradecido Iván, espero que vosotros lo disfrutéis tanto como yo. 

--------------------------------------------------------------------------------- 

Verticales, equilibrio de manos, parada de manos, handstand, handbalance, clavo o simplemente hacer el pino. Un montón de nombres diferentes para hablar de lo mismo: dejar de guardar nuestra habitual posición bípeda y soportar todo el peso del cuerpo sobre las manos. Ejercicio que probablemente todos vosotros hayáis practicado en más de una ocasión cuando erais pequeños. Las verticales son todo esto y mucho más.




Comencemos conociendo algunas figuras básicas y la mecánica de esta disciplina acrobática.



La vertical simple consiste en mantener el equilibrio invertido con piernas estiradas y juntas. Las muñecas, hombros cadera y tobillos deben formar una misma línea. Los codos están estirados, las palmas de las manos se apoyan totalmente en el suelo distanciadas entre sí apenas 20 cm, de forma que cada hombro esté justo alineado encima de su correspondiente muñeca. Las piernas, además de estiradas, también están juntas y, finalmente, los empeines y dedos de los pies se retraen formando las características puntas de baile o gimnasia. La vertical simple ya no parece tan simple y es que, al contrario que en otras disciplinas, realizar correctamente el elemento básico conlleva más dificultad que practicar alguna de sus variaciones y trucos. Como curiosidad, en el código de gimnasia artística masculina (GAM) mantener la vertical durante 2 segundos se valora en 0,1 puntos (la puntuación máxima de un ejercicio es 0,6) durante los ejercicios de suelo.



Para intentar comprender mejor el movimiento vamos a realizar un breve repaso de la mecánica que tiene detrás.

Momentos handbalancer.





Para que la persona (un cuerpo simplemente apoyado) esté en equilibrio, su centro de masas (COM) ha de estar alineado sobre sus manos (base). Cumpliendo esta simple hipótesis, cambiando la posición de hombros, cadera y piernas existen infinidad de puntos de equilibrio. Hay que notar que el centro de masas del verticalista estará más cerca del suelo cuanto más abra o recoja las piernas. El segundo concepto que rige el equilibrio es el momento de fuerza. Si sujetamos un objeto pesado con la mano a la altura de nuestra linea de visión, realizaremos más esfuerzo con el brazo estirado que con el brazo doblado. Esto es porque el momento es proporcional a la fuerza multiplicado por la distancia. El objeto ejerce un “peso o fuerza” hacia el suelo y la distancia del objeto al hombro es la longitud del brazo. Para que el objeto no se caiga al suelo los músculos del hombro realizan un momento que se opone al de la bolsa (peso multiplicado por la longitud del brazo). 


Volviendo a las verticales, si simplificamos diciendo que el equilibrio se guarda con la fuerza que realizan las muñecas, cuanto más cerca este el COM del cuerpo al suelo, menos fuerza y más fácil será mantener la figura cuando el cuerpo se desvía ligeramente respecto de su equilibrio. De aquí subyace la idea de que hacer el pino con las piernas abiertas es más fácil que hacerlo con las piernas juntas. También indica que ser bajo, ligero, fuerte y flexible (para abrir más las piernas por ejemplo) son características que ayudarán a un verticalista. Sin embargo no todas ellas se adquieren entrenando ni son compatibles entre sí. 


La ecuación de los momentos del handbalancer es ligeramente más complicada pues además de las muñecas el cuerpo tiene otros ejes de giro principales: hombros y cadera y otros ejes de giro secundarios (normalmente están bloqueados): codos, espalda y rodillas. Como tampoco hace falta estudiar una carrera para hacer el pino sigamos conociendo otras figuras básicas:



Vertical bien hecha



Agrupado: Consiste en tener las piernas agrupadas de forma que los talones estén pegados al culo y las rodillas pegadas al cuerpo. Requiere bastante flexibilidad de hombros, porque para mantener el equilibrio en esta posición hay que sacarlos considerablemente. Es una figura muy didáctica cuando se está aprendiendo, porque ayuda a interiorizar las posiciones básicas del cuerpo.


Agrupado





Vertical en segunda o split frontal. Partiendo de la figura básica se consigue separando las piernas. Es uno de los primeros ejercicios que se consiguen aprender, aunque para realizarlo correctamente los tobillos, la cadera y los hombros han de guardar la misma línea. Además, una segunda perfecta (180º de apertura de piernas) requiere entrenar mucho la flexibilidad.



Split frontal



Spagat o split lateral: Consiste en abrir una pierna hacia delante y otra hacia detrás de forma que entre sí formen 180º. Es una figura de dificultad similar a la anterior.



Spagat



Corza: Variación del spagat, de forma que la pierna posterior se agrupa y pega su talón al culo. Para realizarla correctamente ambos pies apuntan hacia el mismo lugar haciendo que las piernas formen una misma línea.


Corza


Siete: Aunque se considera una de las figuras básicas durante el aprendizaje su dificultad es bastante elevada. Consiste en mantener el equilibrio de forma que las piernas cerradas y totalmente estiradas estén paralelas al suelo. Para que el centro de masas se mantenga sobre los hombros, la cadera se desplaza en dirección contraria a los tobillos. Requiere flexibilidad (en hombros y carpado), técnica y fuerza.



Siete



Escuadra: Es una variación de la figura del siete. La diferencia es que en este caso las piernas en vez de estar cerradas, se abren. Al abrir las piernas, su centro de gravedad se sitúa más cerca de la línea de los hombros, por lo que no es necesario desplazar tanto la cadera. El error más frecuente suele ser no dejar las piernas paralelas al suelo, haciendo una especie de figura que se queda a medio camino de la escuadra y la vertical en segunda.

Escuadra



Mexicano. Comenzando desde la vertical se empuja con los hombros como si se quisiera tocar con el pecho el suelo. Para que esto sea posible, simultáneamente las piernas totalmente estirada van desplazándose en dirección contraria hacia el suelo (como si se quisiera hacer pino puente). El punto límite en este ejercicio es la flexibilidad que el verticalista tenga en la espalda (cuánto de cerrado pueda hacer el puente). Variaciones de este ejercicio consisten en realizarlo con las piernas abiertas o dobladas.

 
Mexicano (extremo)


 
Y hasta aquí la primera parte. Para seguir aprendiendo sobre verticales, visita la segunda parte

domingo, 22 de junio de 2014

VIII Encuentro de Malabaristas de Zaragoza

El pasado fin de semana del 25 al 27 de abril tuvo lugar una nueva edición de uno de los encuentros más veteranos del panorama nacional: el Encuentro deMalabaristas de Zaragoza, y van 8 ediciones. Asentado desde hace 3 ediciones en Utebo, municipio situado a unos 15 km de la capital maña, el encuentro goza de muy buena salud. Sus organizadores, la AMZ (Asociación de Malabaristas de Zaragoza), demuestran que siguen en forma y con capacidad para seguir dando guerra y difundir el circo.


El encuentro este año tuvo una asistencia de unos de casi 200 participantes. Que volvieron a disfrutar de las instalaciones alrededor del pabellón multiusos de Utebo. Es de agradecer la cercanía de todo el encuentro, donde en menos de 500 metros tenías el pabellón, la zona de acampada, la práctica al aire libre, las duchas, el bar, el párking y la zona de conciertos. Y todo a menos de 5 minutos andando de la Plaza de la Concordia, donde se celebran los espectáculos de calle y las olimpiadas.

El viernes comenzó con la llegada de los primeros participantes, algunos tímidos talleres y práctica en el pabellón, y a prepararse para el inicio de los espectáculos del encuentro. 

Uccelini

Por la noche en el pabellón multiusos esperaba el Mañoret, la gala realizada por artistas maños. Presentada por Titánicas en el papel de tres simpáticas ancianas que intentaban explicarnos que era eso tan raro del circo moderno. Abrió la veda el pausado número de Cía Enlanada (Isabel Serna) con el mástil. Le sucedieron Carmeneta y Luisa, Uccelini 3.0, mostrando un curioso número de andamios. Fue un número de dúo en un andamio aéreo, elemento poco visto, pero que da bastante juego, buscando las simetrías que un dúo siempre puede ofrecer. Tras ellas llegó el turno de Rubén, la joven promesa de la asociación, que a sus 16 años mostró con descaro un número clásico de pelotas. Aitor y Pinky componen una pareja llamada Su e Giù, que salieron en dos ocasiones para mostrar su número de acrodanza, primero, y después cerraron con el trapecio fijo. Antes del descanso la compañía de Circo La Raspa (Richi di Chous) nos divirtió con unos curiosos equilibrios sobre maderas, muy originales, siempre al ritmo de la pegadiza “Cada día estoy másloco” de Sergio Makaroff. 

Su e Giú
Tras el descanso Borja y Mario mostraron su número llamado “DeLibreAndo”. Un número muy pensado, mimado y estudiado sobre manipulación de libros, lástima que se hiciera algo lento y faltase algo de fluidez. El dúo Come On (Carla y Mónica) ejecutaron una sencilla actuación de telas con parte teatral. Después vinieron O Man Oh Man (Dani y León, alumnos de Carampa), con su bonito y agradable número de portés, de esos que siempre van a gustar. Del cierre se encargaron Alodeyá Cía. (Edu, Paula y Sofía), un dúo de danza y malabares acompañado al piano. Recordó al mítico de Stefan Sing y Cristiana Casadio, hecho con muy buen gusto y consiguiendo transmitir emoción en cada gesto. Reunidos todos los artistas al final, en el centro de la pista, a saludar al público puesto en pie. Sorprende la capacidad de producción de artistas que tiene la región aragonesa, como para estar orgulloso.



El sábado era el día principal del encuentro, repleto de actividades. Por la mañana el pabellón albergó a todos los participantes que quisieran entrenar, practicar malabares, montar en monociclo o asistir a talleres. Un éxito los talleres de aéreos, que cada vez atraen a más practicantes y sin duda demuestra que están de moda. Antes de comer estaba programada la actuación de calle de Callejeatro, una veterana compañía que ofrece su divertido número de amor medieval. Por la tarde se sucedieron los talleres y se programó la actuación de calle de Circo La Raspa. Lástima que la lluvia cancelara algunas de estas actividades, ya que siempre se agradece ver a los artistas de calle con un público mitad malabarista mitad “profano”. Por suerte pudo celebrarse el campeonato de volley-maza casi al completo, disputándose la final en el pabellón y alzándose con la victoria el equipo maño (¿tongo?).


Se esperaba con ganas que llegara la noche, que acogería la Gran Gala, siempre el acontecimiento de cualquier encuentro. Presentada por el veterano Jorge Albuerne, Zirkus Frak, que se mostró ácido y ocurrente, forzando a veces un humor al límite, aunque tremendo cuando apareció de vestido de novia. La responsabilidad de abrir la noche cayó en manos del dúo Capicúa (Rebeca y Yolanda Gutiérrez) demostrando que su calidad en el trapecio fijo sigue subiendo y subiendo.
Capicúa
Después el presentador realizó una curiosa entrada que acabó en su propia actuación con el mástil chino mientras hablaba y presentaba al siguiente artista. No fue otro que Pato el argentino venido desde Francia que con las bolas estuvo excesivamente fallón, no dejando disfrutar de su estilo fluído tan hipnotizante. Después Mila Martínez, acompañada musicalmente por su propio padre, que presentó un oscuro número de cuerda lisa lleno de fuerza. Después Nico y Angie, también artistas locales, incluidos a última hora en el programa (en sustitución del anunciado Thomas Hoetzel), salvaron la papeleta con un entretenido número de sombreros a ritmo de "Hey! Pachuco" de Royal Crown Revue.

Mila Martínez
 Para la segunda mitad apareció María Cavagnero en la rueda Cyr, disciplina donde no abundan las mujeres. Fue un bonito número, dinámico como acostumbran en la rueda, repasando las acrobacias habituales sobre esta estructura. Tras ella vino Cía La Pulpa con su divertido espectáculo de tango-clown. Quedaba lo mejor para el final, Etienne y Nina con su acrodúo. En este espectáculo, sin música, siguiendo el estilo contemporáneo, se presentan como una pareja, que arregla sus disputas entre acrobacias. Aprovechan su gran técnica para forzar los límites del humor, planteando disputas de género que rechinan, como bofetadas y escupitajos, pero que no dejan indiferentes. Y el gran final fue para uno de los malabaristas más técnicos de Europa, el joven Christof Bruch, que aprovecha una mínima historia para mostrar su increíble talento con las mazas, impecable. Y al final todos los artistas saludando desde la pista y más de 600 personas de pie aplaudiendo, señal de la calidad de la gala.  

Christof Bruch



Casi sin tiempo para recuperarse de la gala empezaban los conciertos. Los primeros fueron los Drunken Cowboys y su autodenominado "country etílico". Un divertido concierto con curiosa puesta en escena, banjos, sombreros de cowboy y mecedoras incluidas.Tras unos minutos de reposo entraban en escena los esperados Perrakos SoundSystem. Son personajes afines al mundo del circo capaces de movilizar a todo el público con sus temazos y juegos durante más de 3 horas, imprescindibles.

El domingo amaneció casi sin resaca, con las olimpiadas y la comida popular esperando al personal. 
Las olimpiadas estuvieron muy orientadas a la participación de los niños del pueblo, con varias pruebas para ellos. El resto de pruebas, como siempre aquí, se vieron algo afectadas por el viento, santo y seña de esta provincia. Aunque no por ello dejaron de ser muy divertidas y participativas. Y como manda la tradición, antes de la comida popular hay que celebrar un gran encuentro, ya veterano y con salud, con la nube de malabares lanzados al aire.

¡AMZ, RA, RA, RA!





Enlaces al material audiovisual:
Nota: todas las imágenes han sido cedidas por Mai Mei Fotografía.

martes, 10 de junio de 2014

Sobre la censura en El Jueves

Supongo que a estas alturas ya casi todos conoceréis la noticia: 15 dibujantes de El Jueves se marchan de la revista. ¿El motivo? La retirada de una tirada de casi 60.000 ejemplares porque a RBA, su editora, no le parecía de buen gusto una portada dedicada a la abdicación del Rey. Es decir, censuran arbitrariamente una portada, pero no el contenido. La polémica portada es la siguiente, y podéis leer más resumida la noticia aquí y aquí.

A la derecha la portada censurada, a la izquierda la definitiva del nº 1.932
 
Según comentan el propio Monteys y Fontdevila, dos de los dibujantes que se marchan, en esta entrevista en CatRadio (en catalán), RBA presionó para que no saliera el Rey en portada en una semana tan delicada. En el interior total libertad, en portada no. Esto ha sido la gota que ha colmado el vaso de la paciencia de algunas de sus firmas, así que Monteys, Fontdevila y compañía decidieron marcharse de la mítica revista. Revista a la que, como explican en sus respectivas declaraciones (ver más abajo), tienen un aprecio y un cariño enormes, pero en la que ya no se sentían a gusto.




Dejando a un lado que la dichosa portada es bastante light comparada con otras previas (y no, no estoy mencionando la mítica portada secuestrada y multada), donde ya se había podido ver al Rey en actitudes más ridículas y caricaturizadas, la noticia me produce una profunda pena. Sigo la revista desde hace años, siempre de prestado, gracias a la fiel afición de mi padre, que la compra desde sus inicios. En este blog he hecho varios homenajes a algunas de las tiras cómicas que más me gustan de la revista (como esta, esta, esta, o esta), y siento verdadera admiración por algunos de sus autores.

La famosa portada secuestrada y la posterior "rectificación" de El Jueves


Este extraño ejercicio de censura aún no ha tenido comunicado oficial por parte de RBA ni de El Jueves, sólo de las firmas que se van y se quedan, explicando sus razones. Es algo bastante llamativo que en la web de la revista no aparezca una mínima mención al hecho de que 15 de sus firmas abandonen la revista de golpe, aparte de bastante poco elegante para con sus lectores. Todo este episodio supone un antes y un después en la larga historia de la veteranísima revista de humor (desde 1977, ahí es ná). Habrá que ver cómo se recupera de la marcha de la mitad de la plantilla, entre ellos casi todos los miembros del consejo de redacción. 

Portada alternativa según ElFloresWeb

 Que una revista con la solera de El Jueves se tambalee por esta minucia de portada (comparando con previas) es llamativo en los tiempos que corren. El Jueves ha vivido momentos duros, con denuncias e incluso amenazas. Comprendo y apoyo la marcha de los dibujantes que se marchan enfadados por quebrarse el acuerdo de libertad de expresión que ha marcado a la revista desde el inicio. También entiendo a los que se quedan y no deseo por nada del mundo que la revista desaparezca, aunque desde ahora será mirada con cierto recelo. Los que se quedan les toca la papeleta de demostrar que siguen siendo combativos y de evitar el fin de tan querido medio.



Al final la censura se sale con la suya y casi eliminan a una revista crítica y algo molesta. RBA no se sabe a qué ha jugado ya que esto claramente perjudicará las ventas (aunque para un gigante como esta editorial ni se notará) y ensucia su nombre (no se ensució en 2011 cuando su director fue acusado de fraude fiscal). Se une en el tiempo, quién sabe si con alguna otra "oscura" conexión, a los recientes ceses de directores de periódicos críticos y de artículos en la prensa. Un conjunto que rememora a tiempos pasados y tristes, que creímos superados.

Y todo esto en un número en el que el interior sigue siendo igual de gamberro y crítico que siempre. Las revistas satíricas son necesarias, hay que ser crítico con el sistema con vistas a mejorarlo, y hacerlo con humor y mordacidad es una de las mejores formas de hacerlo. Por ahora quedan Mongolia, TMEO y un debilitado Jueves (si olvido alguna menor ruego disculpas y apreciaré la información). Seguiré con interés el destino de los dibujantes objetores, el futuro inmediato de la revista y la posible aparición de nuevos medios de crítica satírica.




EDITO 16/06/2014: 
Algunas firmas más han expuesto sus razones para seguir o marcharse (ver los enlaces de abajo), y el siguiente número ha salido a la calle. Resulta que ya estaba entregado previamente y aún están todos los artistas mencionados. El gran cambio vendrá el 19 de junio, fecha clave para la veterana revista.
Mientras, Monteys ha hecho una brillante reflexión a posteriori, explicando por qué va a seguir comprando El Jueves


Las 10 razones de Monteys. Fuente: su Twitter
Y además, se ha anunciado la publicación del cómic llamado "Orgullo y Satisfacción", un libro de 75 páginas creado por las firmas migrantes sobre Felipe VI. Lo edita Caramba cómic y toda la información, incluida cómo comprarlo y leerlo, en esta dirección:


Para saber más: 

domingo, 25 de mayo de 2014

Mirar a los malabares con ojos coreográficos. Entrevista a Sean Gandini

Sean Gandini aparece por una puerta trasera del Teatro Circo Price con su inconfundible pelo rizado. Tras un rápido saludo nos dirigimos a la misma pista central, donde están los miembros de la compañía ensayando. Faltan 3 horas para el último pase de la gira de Smashed por Madrid. Sean introduce al invitado, se descalza y se acomoda en una de las butacas. Habla rápido, en español con un extraño y suave acento, imposible de situar, introduciendo palabras de otros idiomas cuando se atasca. La sonrisa es casi permanente y desprende gran tranquilidad, pese a que su cabeza está en constante ebullición.

Sean, durante el espectáculo Smashed. Foto tomada de aquí


Nacido en Génova, a los 4 años se muda a La Habana, donde se cría en el seno de una familia comunista. De padre italiano, científico, y madre irlandesa, locutora de radio, crece en un ambiente liberal con tertulias políticas, conciertos, espectáculos, etc. A los 20 años emigra a Londres para dedicarse a la magia o la pintura, pero por el camino se cruzaron los malabares. Fascinado desde niño por la magia y las matemáticas, parece encontrar en el malabarismo el nexo común a sus obsesiones. Es en Londres donde conocerá a Kati y, junto a otros dos compañeros, fundan en 1992 una compañía de refencia mundial en los malabares: Gandini Juggling. La obsesión por el siteswap, la danza y desarrollar el nuevo lenguaje que empieza a hablar el malabarismo; ésos son sus grandes pilares, y los representan en bellos espectáculos de malabares grupales.



LOS INICIOS.
¿Cómo te encuentras con los malabares?
Yo recuerdo hacer malabares desde pequeño. A los 16-17 años vi a un malabarista en Covent Garden que hacía 5 pelotas y dije: “eso es increíble”. Al poco vi en la televisión a Sergey Ignatov que hacía su número de Montecarlo y me pareció magia. A partir de ahí me obsesioné un poco.

¿Siempre tuviste claro que te querías dedicar al espectáculo?
Sí, desde los 4 años más o menos [ríe]. Hago lo que pensé hacer cuando era pequeño, es una suerte.

¿Cómo era Covent Garden en tus inicios?
A finales de los 80 y principios de los 90 allí había muchas cosas interesantes de calle. Se aprendía mucho. Había cosas muy buenas y algunas muy malas, quizá ahora es más comercial, pero sigue siendo un gran sitio para aprender. Es una escuela dura.

¿Qué es lo que te pareció tan fascinante de los malabares?
Quizá por mi afición a las matemáticas. Al principio lo veía como una forma de poner figuras matemáticas en el espacio, en las tres dimensiones. Pero según conozco los malabares me doy cuenta que éstos tienen mucho potencial y que hay cosas que aún no se han explorado todavía. Me parece un lenguaje muy joven. Tenemos mucha suerte de estar en un campo que sea tan inexplorado artísticamente.

Allí aparece en tu vida Kati [Kati Ylä-Hokkala, artista y bailarina finlandesa que sería una de las fundadoras de Gandini Juggling]. ¿Qué supone para ti conocerla?
Yo ya tenía cierto interés en el baile, pero ella me abrió la puerta a la danza. Empecé a ir a cursos de danza contemporánea y ella fue mi “inyección de movimiento”. Así, los primeros 10 años de la compañía fueron un trabajo sobre el malabarismo mezclado desde el baile, o aplicar a los malabares los conceptos de baile. Más tarde nos hemos empezado a interesar por el teatro; como en Smashed, que la parte teatral es mucho mayor.
Sin embargo, ahora mismo estamos a punto de sacar una pieza de malabares mezclados con baile (4x4), y es como regresar a nuestro origen, buscando estructuras en el espacio.


¿Cómo ves la progresión del malabarismo en estos últimos 20 años?
A mí me gusta mucho todo lo que está pasando. A veces no quiero mirar demasiado por no influenciarme involuntariamente, estamos muy centrados en nuestras creaciones, siempre hemos sido un poco independientes.
Lo bueno es que ahora hay muchas cosas que hace 20 años eran impensables. Técnicamente el nivel ha subido una barbaridad. Es una gran época para el malabarismo, aunque quizá veo a mucha gente haciendo las mismas cosas. Me gusta la escuela escandinava, y a la vez me da pena que gente de otros países quiera ser como ellos. Pero en todas las artes hay modas, y es comprensible.
Estoy intrigado en ver cómo progresan con la edad esa gente tan joven, si son capaces de abrir más su malabarismo.

¿Qué haces cuando no piensas en malabares?
Ahora mismo me gusta mucho el ballet, quiero hacer cursos para aprender más. También toco el piano cuando tengo tiempo. Para mí no hay separación entre ocio y trabajo. Claro que también nos tomamos vacaciones y nos vamos a la playa, como todos.

Sean y Kati durante el espectáculo Smashed. Foto Chaumanet, tomada de esta página.

LA COMPAÑÍA
¿Cuándo decidís formar la compañía Gandini Juggling?
Al poco de conocernos porque en seguida nos gustó trabajar juntos y pensamos que sería muy interesante explorar este mundo del movimiento y malabares. Había un tercer chico que se llamaba Mike Day, que es una de las personas que descubrió los Siteswaps, aunque se retiró pronto del mundo del espectáculo. Después vinieron Owen e Iñaki Sastre.

Os habéis mantenido como una compañía de malabaristas, algo poco habitual. ¿Qué aportáis vosotros al malabarismo?
Mirar a los malabares con ojos coreográficos. Creo que se mira poco desde este punto de vista, pensando en las tres dimensiones, en el espacio y las coreografías. Se pueden hacer composiciones con los malabares. Considero que es una de las cosas que nos diferencian y hemos abierto esa puerta.
También creemos que los malabares son un idioma neutro y que se puede usar para expresar cualquier cosa. Es como una escritura, uno puede hacer lo que quiera con ese lenguaje.

Al principio disteis un giro más comercial.
Nuestro primer trabajo fue bastante dificil para el gran público. Después decidimos hacer trabajo más comercial, que nos permitía vivir de esto. En aquella época apenas había subvenciones para compañías de este tipo. Nosotros ahora hemos tenido mucha suerte, porque hemos recibido una subvención del gobierno francés. Nos ha permitido vivir más desahogadamente para crear nuevos espectáculos.

¿Cómo véis el paso de estos 20 años de Gandini?, de pequeña compañía con 4 malabaristas a tener una plantilla de más de 20 y con varios espectáculos girando a la vez
La cosa más dificil es el empleo del tiempo y tener una estructura para que se coordine todo bien. Creativamente es una época fantástica para nosotros, porque podemos jugar con nuestras ideas y tener tiempo para trabajarlas.

¿Cómo compagináis toda esa creación con tantas horas de escenario?
Es una locura. En los últimos 3-4 años hemos hecho como 6 espectáculos distintos, de una hora de duración. Además de algunas obras pequeñas. A veces uno está cansado, pero estamos encantados con lo que hacemos.

En el espectáculo Smashed, con las manzanas rompéis el tabú de la caída del malabar al suelo.
El fallo es una parte muy grande del malabarismo, lo curioso es que se hace como si no existiera. Es como la muerte, estamos seguros de que vamos a morir, pero vivimos sin pensarlo, como si no fuera verdad. En malabares las cosas se caen siempre, tarde o temprano. Para mí ha sido una obsesión desde nuestro primer espectáculo: cómo integrar la caída en el show, cómo convertirla en algo interesante. 

¿Te gusta seguir actuando?
Sí, yo espero no parar.

¿Qué te aporta el escenario?
Es un lugar muy especial. La magia de la escena, siempre es una aventura. Tengo esa adicción a esa sensación, no sé que haría sin ella. No me veo fuera del escenario, aunque en 4 times 4 es el primer espectáculo en el que yo no estoy dentro, lo dirijo desde fuera. Me hizo darme cuenta que uno también recibe muchas cosas sin tener que estar dentro de la escena.

¿Dónde ves el futuro de la compañía?
Creo que estamos sólo empezando. Tenemos uun millón de proyectos en mente. Si tenemos suerte con la salud me gustaría seguir explorando, porque hay muchas cosas que probar.


¿Qué es el malabarismo?
Para mí tiene que ver con lanzar cosas, soy bastante clásico. Es un cuerpo, el del malabarista, en relación a los objetos en el aire. Es una batalla con la gravedad.

La compañia durante el espectáculo Smashed. Foto: Gandini Juggling.

Para saber más: