martes, 27 de enero de 2015

Ración de vídeos del mes. Enero 2015

Vaya vaya, ¿Así que esto es 2015? Pues creía que era más grande. Parece ser que lo del cambio de año es algo inventado por nosotros y que a la Tierra le da un poco igual desde dónde empecemos a contar. El caso es en enero sigue haciendo frío. Noticia esta que sigue llenando la mitad del informativo, haciendo que los pobres corresponsales salgan tiritando en el puerto cerrado de turno para confirmar, efectivamente, que hace frío en la nieve. En Ucrania también hace frío pero su guerra ya no es noticia. Incluso el "bombazo" informativo (con perdón) que fue la brutalidad de Charlie Hebdo ha quedado eclipsada pronto. Grecia es la que ahora lo parte, con la primera votación que se planta ante el "austericidio" que no ha hecho sino enriquecer a los pudientes. Que gane Syriza es malo, que fallezca el dictador dirigente de Arabia Saudí es un momento excelente para reforzar nuestros compromisos con tan democrático estado. Y así.

Al menos nos queda el circo, y su variedad de sabores.

Pasen, hay sitio al fondo

1) Matthew Tiffany. Desde Inglaterra viene un músico malabarista que decidió pasar de la música clásica y el moderneo malabarística a la improvisación musical y rescatar números clásicos de malabares. Todo determinación. Hace esos trucos que poca gente en Occidente practica ya, y lo hace transmitiendo buenas sensaciones siempre. Mr Tiff se divierte y se nota.

                       
Just Five Balls <-- font="" for="" go="" ios="" jtv="" playback="" please="" to="">

2) El manisero. Tromboneses. No he conseguido saber nada de este vídeo, ni de dónde sale, ni quiénes son los músicos ni nada. Sólo sé que me parece una delicia y que me reconforta, con eso debería sobrar. Para alegrarse el día poniéndolo en bucle.


3) Troupe Rodion. Cambiamos de tercio. Toca barra rusa, de altísimo nivel. Estilo clásico, del de trajes horteras y ademanes pomposos. También el de la exactitud en los movimientos, el de la facilidad pasmosa, el que se cae y se vuelve a levantar hasta lograrlo. Brutal.


4) Pixel. Adrien Mondot y Claire B. Nuevo giro de 180º. Una compañía que desarolla y combina de forma sorprendente la danza y las proyecciones audiovisuales. En forma de eMotion, que interacciona con los artistas a la vez. Una maravilla difícil de explicar, mejor disfrutarla. Coreografía de elementos, baile de imágenes. La mano de Adrien Mondot (elegante malabarista) parece llegar a estas cosas tan bellas y creativas.


5) Lars Andersen. Arquero. Este danés se está haciendo muy popular en las redes sociales gracias a su habilidad con el arco. La verdad es que este geek arquero es de lo más impresionante. Aunque no haya sido bendecido con el don de la elegancia al moverse, hay que reconocer que es muy eficaz. Tener mucho tiempo para preparar tantos disparos ayuda, claro.



6) Sammy Davis Jr. Va de armas la cosa. El mítico músico conocía bien el show business, y se lanzaba a hacer cosas tan vistosas como esta, cantando y todo. Otra joya en blanco y negro.

                       
Sammy Davis Jnr - Gunslinger - Full <-- font="" for="" go="" ios="" jtv="" playback="" please="" to="">

Las guindas:
Que aproveche

¡Salud y mucho circo!

jueves, 22 de enero de 2015

Tiza en las manos

Le encantaba ese momento.

Frotarse las manos con magnesio antes de una actuación. Lo hacía lentamente, de forma minuciosa, un pequeño ritual. Desde hacía diez años, lo ejecutaba de igual manera, quizá ahora aún más despacio. Primero se acercaba al recipiente y miraba con detalle. Escogía un pequeño fragmento no deshecho con la mano derecha, con él se pintaba las líneas de la mano izquierda y después cada dedo siguiendo su longitud. Gruesos dedos de portor, con las uñas desaparecidas y deformadas tras años mordiéndoselas. Se cambiaba de mano el fragmento y repetía la misma secuencia en la mano derecha. Ahí volvía a coger otro trozo con la derecha y así, uno en cada mano, cerraba los puños e intentaba romperlos con pequeños movimientos. Después juntaba las manos, grandes y fuertes, encorsetadas por dos muñequeras que protegían su conexión con los brazos. Ya entrelazadas, rompía los fragmentos mientras se repartía por toda la superficie de sus palmas, cayendo el polvo sobrante en el recipiente. Lo hacía pausado, cada mano restregándose contra su opuesta, hasta que el mineral quedaba bien repartido.

Eso le relajaba y le mantenía la cabeza despejada, así no pensaba en nada. En los auriculares las Gymnopèdies de Satie lo aislaban del trasiego a su alrededor. No pensaba en los movimientos que tenía que hacer a continuación, ni en los entrenamientos previos, ni en las horas de trabajo que habían soportado esas manos, ni en los dolores de sus articulaciones, ni en el nuevo compañero. Los ágiles con los que trabajaba cada vez eran más jóvenes, y mejor preparados, con el descaro y la sonrisa marcados en sus rostros. Para su suerte, los portores no abundaban, pocos querían hacer esa labor sufrida que sólo se nota si sale mal, pocos con su bajage.

El magnesio también le alejaba del futuro, no pensaba en él, así estaba bien. Se notaba más cansado y dolorido, pero delante no había nada definido. Amigos suyos daban clases, otros se habían reconvertido a directores, otros trabajaban lejos de la lona. Nada de eso le convencía, así estaba bien. La actuación seguía saliendo limpia, y el público que intuía tras los focos parecía disfrutarla. Así estaba bien.

Una vez leyó que ese magnesio que compraba en tiendas especializadas no era sino carbonato de magnesio, más conocido como tiza. La tiza con la que se escribía en las pizarras de todo el mundo. Ese día sonrió. Él, que nunca fue amigo de los pupitres y prefería dar saltos por ahí, escribía cada noche en tiza sus manos, como si de un castigo se tratara. Escribir cien veces las líneas de su mano, las que le llevaron al circo y por ahora no parecían cortarse. Escribir cien veces para que no apareciera el temido sudor, para que el agarre no fallara.

Dos palmadas fuertes y bajaba los brazos a los costados. La nube de polvo caía lentamente frente a él mientras se quitaba los auriculares. Sólo entonces una mano joven le golpeaba el hombro.

"Miguel, nos toca"


Quizá un día descubriera que en sus palmas había aparecido una nueva línea, de esas que acechaban ya su frente, que se atrevía a cortar las que recorría con magnesio. Quizá ese día, empezara a escribir con tiza su futuro; total, siempre se puede borrar después.

domingo, 18 de enero de 2015

Conociendo el Gran Circo Mundial

Reconozco que, pese a ver muchos espectáculos y vídeos de circo al año, me faltaba una cosa por hacer: ir a un circo tradicional. Parece mentira pero desde que era muy pequeño no había vuelto a ir a uno. Escribir sobre circo y no asistir a esta importante sección del circo me resultaba algo incoherente, como negar una parte de un mundo que aprecio demasiado. ¿Las razones? Quizá esa sensación de circo algo triste que se nos queda a los adultos en el recuerdo, a veces infundada.

Así, el pasado 9 de enero decidí ir al Gran Circo Mundial, en los últimos días de su espectáculo en Madrid (ahora prorrogado hasta febrero). Sin duda, uno de los circos más emblemáticos del país, dirigido por Jose María González Villa, y autodenominado como la mayor, la mejor y la más prestigiosa caravana circense de Europa. Es de agradecer que sea de los pocos circos tradicionales con una web actualizada y completa, señal de adaptación a nuevos medios. En Navidad presenta dos espectáculos simultáneos, en Madrid y en Valencia, aunque viendo el plantel de artistas, creo que se esfuerzan más en la capital del Turia.



El ambiente es algo muy característico de estos circos, en este caso con un público 99% familiar, con numerosísimos niños. El ruido es algo también muy llamativo, la orquesta ha sido sustituída por pistas de audio en un ordenador y la música que sale de los altavoces está a un volumen sorprendentemente alto, como el de las conversaciones del público en general. Pareciera casi que se incitara a la algarabía, donde los niños corren de un lado a otro, comen sin parar o saltan en sus asientos mientras comentan a gritos con sus padres las actuaciones. Para rematar, en el intermedio se venden espadas de luz para acrecentar la sensación de caos en la grada. Y por encima de todo eso la voz del presentador, solemne y omnipresente, antes, durante y después de cada actuación. Al menos nos indican los nombres de los artistas, cosa que no hacen otros circos más soleados.

Nada más entrar ya estaban los seis tigres en la jaula ejecutando sus ejercicios. Reconozco que los espectáculos de animales no me gustan demasiado, y mi opinión sobre su presencia en los circos ya la he comentado en este blog en varias ocasiones, por lo que no voy a repetirlo. También hubo una actuación con el elefante de la Familia Kludsky o los numerosos perros de Los Ernestos. Además el elefante tuvo que pasar el intermedio tumbado en la pista mientras la gente hacía cola y pagaba para fotografiarse con él. Pese a ello, reconozco que fueron de los números que más llamaron la atención en las gradas.

Duo Manducas


Del resto de actuaciones, Sergio Egea mostró una rutina muy clásica de malabares con balones de fútbol y estatuas humanas. Buen nivel técnico y pésima elección de música acompañante. El dúo Manducas presentaron una rutina de acrodúo con bastantes toques de humor, muy buena combinación. La surrealista entrada del dúo Stefanelli, con un ovni que se convertía en trapecio, eclipsó un poco una actuación con algunas figuras llamativas. Mejor fue la actuación de Anthony Wandruschka al trapecio fijo y posteriormente volante con un gag final muy medido para acrecentar la tensión ante el miedo de una caída fatal. Curioso el número del "Hombre Iguana" (de nombre imposible y sin aparición en la web), no se suele ver a un contorsionista masculino y menos con un traje tan horrible. Los Bodyflyers tienen un vistoso y trepidante número de trampolín y pared, a ritmo de música rock y estética de El Cuervo, con muchos saltos coordinados, triples mortales y sabiendo levantar al público.



Como protagonistas de todo circo tradicional estuvieron los payasos. El trío Pepín León hizo dos entradas algo simples, con instrumentos musicales y malabares, muy enfocado a la infancia. Carletto empezó también con rutinas demasiado vistas, pero bien ejecutadas, como la final de la película protagonizada por el público, que siempre funciona. Mejor estuvo, a mi parecer Tito Medina, más espontáneo y con material más fresco, como el del globo gigante y toda su parafernalia previa.

En conclusión, más de dos horas de entretenimiento. Es la impresión que da, todo pensado para entretener y vender, alejándose de lo artístico. Es muy eficaz con el público familiar y parece que lo seguirá siendo por unos cuantos años más. Yo personalmente eché de menos algún número realmente potente, pero parece que no vinieron a Madrid esta vez.

martes, 13 de enero de 2015

La naftalina que guarda los vídeos

A principios de octubre del pasado 2014 el mundo del circo asistió a un evento cibernético muy particular. Un perfil de Facebook de un personaje llamado Нафталин Нафталиныч (Naftalin Naftalinoff en alfabeto latino) comenzó a publicar un vídeo de circo al día. No son vídeos de circo normales, son joyas audiovisuales. Actuaciones de circo en vídeo, rescatadas con cariño de los archivos para ponerlas a disposición pública. Así, espontáneamente, sin avisar.



Naftalinoff ya existía desde 2012 como canal de Youtube, donde había ido subiendo estos vídeos poco a poco, sin patrón fijo. Son documentos maravillosos, imprescindibles para entender la historia del circo, un verdadero disfrute para los aficionados. Nos dan una idea del nivel extraordinario que han tenido en todas las décadas los artistas de circo, ayudándonos a entender mejor los números que vemos hoy en día.

Los vídeos son tremendamente variados, con un denominador común: son actos extraordinarios y tienen más de 20 o 30 años. Extraordinarios por el nivel mostrado en ellos, por la calidad de un truco concreto, por el personaje que los realiza o por lo imposible de lo mostrado. Existen famosos artistas como George Carl y su mítica rutina de sombrero, Aleksander Kiss y sus malabares de otra galaxia, o el payaso Popov. Otros son de compañías ya extintas pero con material impresionante, como Jorgen y Conny, The Rogge Sisters o The Herculeans. Difícil destacar vídeos, son más de 130 joyas y todas merecen mínimo un visionado.

Naftalinoff, además de bucear en los archivos y los viejos DVDs, se ha tomado la molestia de poner el nombre de los artistas, el lugar donde actuaban y la fecha. Muy de agradecer cuando de historia se trata. Por desgracia el proyecto se ha detenido a mediados de diciembre, aunque todo el material sigue disponible en Facebook y Youtube.


Entusiasmado con esta iniciativa, no pude resistirme a contactar con Naftalinoff. Resulta que es una persona muy accesible que se mostró encantada de saciar mi curiosidad. Bajo el pseudónimo se esconde un moscovita llamado Vlad que, sin haber practicado nunca circo, se aficionó a los vídeos gracias al canal del payaso Baks, otro entusiasta de las artes circenses. Ingeniero informático, encontró en los vídeos de circo el alivio que una situación personal necesitaba y se sumergió en este mundo. Poco a poco fue consiguiendo más vídeos, en forma de viejos shows americanos o de DVDs que iba coleccionando.

Así, un buen día de 2012 decidió ir colgando aquellos que, por un motivo u otro se habían quedado en su memoria, pensando que si a él le habían mejorado la vida, a otros también podrían hacérselo. Usó la "naftalina" como alias desde el que subir los vídeos, conservando como nadie el circo clásico. Lo mejor estaba por llegar, en octubre de 2014 inició un curioso experimento: ver qué pasaba si se creaba un perfil de Facebook y allí iba colgando un vídeo al día de su selecta colección. Pese a sus reticencias con esta red social, descubrió que funcionaba, pronto los seguidores se iban multiplicando y el feedback era extraordinario.



Elegía sus vídeos con mimo y esmero, seleccionando aquellos que le gustaban especialmente, o los que cumplían las características arriba mencionadas. Decidió desechar los vídeos de circo moderno por considerar que los clásicos contactaban mejor con el espectador, las secuencias suelen ser de una toma (sin ediciones ni muchos cambios de imagen), y no se presta tanto foco al físico o la sexualidad. Por esas razones se concentró sólo en actuaciones más viejas.

Pero tras más de 100 vídeos decidió que el experimento había acabado, no podía seguir posteando a ese ritmo asegurando la misma calidad. El tiempo es un elemento muy valioso y una colección de vídeos tan vasta requiere mucho tiempo para mantenerla y ampliarla. Además, confiesa que el interés inicial con el que se abrazó al circo parece estar mitigándose poco a poco. Aún así, ha decidido dejar todo su material disponible en Youtube, así como su perfil de Facebook, quedando una pequeña puerta abierta a actualizaciones ocasionales; para alivio de todos los aficionados al circo.


Durante unos meses, gracias a él, cada día se podía desayunar con una breve maravilla con la que enfocar el día de otra forma, sabiendo que lo extraordinario era posible, y así se es más feliz, sin duda. Así, desde este blog de amante del circo, y especialmente de los vídeos de circo, no puedo sino mostrarle mi agradecimiento público por este proyecto espontáneo y altruista que ha realizado.

Gracias, Vlad.

miércoles, 31 de diciembre de 2014

Ración de vídeos del mes. Diciembre 2014

Bueno bueno, que se nos acaba el año y la casa sin hacer. Habrá que poner la última ración de vídeos del año, ¿no? Así, diciembre nos deja con frío, como corresponde, de ese que hace que se monopolice la conversación y los consejos de las madres. Así, pertrechado con una rebequita donde quiera que vaya, da la impresión de que la actualidad se ha detenido. Ah, no, espera, que hay una Infanta nuevamente imputada, y no nos sorprende. Hay un pequeño Nicolás que parece saber mucho más de lo imaginado, y nos lo tomamos a guasa. Rajoy dice que 2014 ha sido un año estupendo, y nos lo creemos. El PP ha conseguido volver a cambiar de juez que instruye los casos que le atañen, y nos siguen gobernando. El PSOE ha intentado echarse colonia sin haberse lavado, y para algunos va a colar. La Sanidad privada ha vuelto a ganar mucho dinero este año, habrá que recortar más la pública. Y así se puede seguir, en un mes en que parece que no ha pasado nada, porque hay que comprar regalos de forma desmedida, comer de forma desmedida y beber de forma desmedida. Al menos nos acordamos de viejos amigos y nos reencontramos con gente que queremos, que no es poco.

Pasen, hay sitio al fondo

1) Maxim Ivanov. Otro portento venido del este. Es un acróbata y verticalista con una buena serie de fotos en su Facebook (incluída una preciosa bajo la lluvia) y vídeos en su canal de Youtube, solo y a dúo. Pero el último vídeo que ha subido es una exageración. Por la cantidad de trucos mostrados en tan poco tiempo, por la técnica que muestra y por hacerlo todo de seguido con bastante facilidad. Habrá que seguirlo.


2) Loz Morgan. Si en vivo un escupefuegos es muy espectacular, a cámara lenta ya deja fascinado. Qué tendrá el fuego, que tanto nos atrae.



3) Seta Kazuhiro. Conectando puntos. Este japonés ha sacado una idea interesantísima, con mucho campo por delante: una pantalla que une puntos entre los objetos malabareados, creando patrones y formas nuevas. Esto abre un nuevo mundo de posibilidades, lo que es especialmente excitante. También la compañía Jonglíssimo está experimentando con el material audiovisual en vivo, consiguiendo resultados muy espectaculares. Os dejo los dos vídeos.




4) Norbet Ferré. Conocidísimo mago, famoso sobre todo por sus rutinas de manipulación de bolas. Es un alarde de técnica y prestidigitación (rapidez de dedos, si nos ponemos literales) lo que hace este hombre. Hay que fijarse en el detalle, e intentar procesar todo lo que hacen esos dedos frenéticos mientras las bolas aparecen y desaparecen entre ellos. Genial.




5) Brian O'Connell. Kick ups. Un truco de mazas muy vistoso, tradicional entre los malabaristas españoles clásicos como Manuel Álvarez, que este tipo ha llevado al extremo. Es lo que se dice obsesionarse con algo y sacarle todo el jugo posible. Es investigar y dejarse la cabeza en ello. Saldrán cosas bonitas y cosas feas, pero se desenmaraña un mundo nuevo, y eso mola.


6) Ray & Sunshine. Precioso acto de un corto de 1935 llamado Vaudeville (EEUU). No he conseguido más información sobre quiénes eran estas dos acróbatas y contorsionistas, que consiguen un número muy bruto y con coordinación perfecta. Me encanta que haya amigos y amigas que se hayan aficionado a esto de los vídeos y me sorprendan con joyas como ésta (gracias María).


7) Super circus.  Melissa & ...(?). Super Circus fue un show de la televisión estadounidense de los años 50. Lo bueno de que saquen a DVD algunos de sus capítulos es que luego se filtran a Youtube y los disfrutamos todos. Como este primer numerazo de ¿percha? de esos que ya no se hacen, todo un exceso de dificultad y de preguntarse por qué. Lástima que no he conseguido saber el nombre del portor, a ver si alguien me ayuda. A disfrutar (del min 1:50 al 8:00).



Este mes no hay minivídeos ni chupitos ni postre ni ná. Hay una remesa de cientos de vídeos impresionante. Los ha ido colgando con mimo y esmero Naftalinoff, rescatando con alta calidad vídeos clásicos imprescindibles. Os invito a que os zambulláis en su canal y alucinéis con el nivelazo imposible de los clásicos. ¡Salud y mucho circo en 2015!

lunes, 29 de diciembre de 2014

Vuelven los payasos por Navidad

El pasado lunes 22 de diciembre volvió a Madrid la Gran Gala de Payasos Sin Fronteras. Es un evento ya tradicional, de pequeña escala pero con un público fiel, como un servidor. Se trata de la Gala de circo que monta todos los años esta ONG para dar a conocer su labor y ayudar a financiar sus expediciones. Esta se combina con otras que van haciendo durante el año en distintas fechas, pero esta es la más tradicional de todas, la que es fija.



No sé ya cuántos años he ido a ver esta gala, pero considero que es de las que tienen algo especial. Así como Payasos Sin Fronteras no es una ONG al uso, su gala tampoco. Todo lo baña las buenas sensaciones que transmiten las narices rojas y las sonrisas que se contagian.

Este año cambiaron de escenario, el Teatro Bellas Artes de Madrid, pero repitieron el formato de gala infantil y de adultos. En la infantil contaron con artistas como Pepe Viyuela, Amelie, Anticiclón Clown o al dúo Flash & Border. Por la noche, en la sesión de adultos, esperaba el lujoso Teatro Bellas Artes de Madrid. Un ilustre recinto que no pudo estar tan decorado de globos como los teatros de galas previas. También se echaron en falta los juegos, travesuras y risas que transmiten los voluntarios al entrar, este año menos numerosos y menos activos. Quizá fue este año, por ser un teatro tan simbólico y engalanado.



Hubo cinco actuaciones, como los años previos, cosa que hace algo corta la Gala. Abrió la noche el dúo Cirkcello (Jelen e Iciar), con su bonito número mezcla de malabares y música al cello. Jelen ha conseguido afianzar su bonito estilo con bolas, reduciendo el número de fallos. La combinación con la música de Iciar está muy bien traída, dando lugar a pequeños gags y secuencias muy atractivas de ver y escuchar. Después le tocó el turno a la maga Amelie, que es una fija de estas galas. Con su número de magia de salón, presentó varios trucos clásicos bien ejecutados, incluida su bonita entrada de luces y su final de abanico y confeti. La actuación de Eleni Anastasaki, subida a su bola de equilibrios gigante, estuvo acompañada por Pau, que le hacía de asistente pasándole los aros que ella manipulaba sobre la bola. El número en conjunto es divertido y entretenido.

El dúo Circocido (Marta Amezcua y Óscar Alba), realizaron el divertido número de Paulina y Anacleto, unos paletos intentando representar su baile tradicional, pese a los fallos de la música. El cierre lo puso Javi Javichi, veterano artista curtido en las calles, con muchísimas tablas y saber estar, siempre haciendo bromas y chascarrillos mientras actúa. Viéndole, lo de menos a veces es sus números de equilibrios o diábolos, ya que el disfrute está asegurado.

Presentó toda la gala un inspirado Wilbur. Tras varios años en el mundillo, Wilbur ha encontrado su filón como presentador, como ya demostró en la pasada Gala del EUCIMA. Tiene un repertorio de habilidades y bailes como para estar dos horas en el escenario él solo, que acompaña con un sentido del humor muy particular que engancha al espectador. Gracias a él la Gala tuvo una duración normal, y consiguió que cada entrada fuera casi tan esperada como las actuaciones.

Foto: Zafir Fotografía

Así pues, una nueva gala de Payasos Sin Fronteras que se fue. Esperemos que en la siguiente haya más información sobre la ONG en sí, que este año se echó en falta el vídeo donde comentan los viajes que han hecho y dónde han trabajado. Lo que es seguro es que estará llena de sonrisas, ilusión y gente muy feliz por haberse acercado a PSF, aunque sea una noche.

Ver vídeo en RTVE:
http://www.rtve.es/m/alacarta/videos/espana-directo/ed-payasos-sf-231214/2925094/?media=tve

 Como dicen en el vídeo: la risa es el futuro, da esperanzas.

domingo, 30 de noviembre de 2014

Ración de vídeos del mes. Noviembre 2014

 Este otoño hubo un salto videófilo y no pasó octubre por él, vaya despiste. Quizá fue la saturación de la corrupción, el exceso mediático del ébola, la inexistente guerra en Ucrania (en los medios), alguna muerte ilustre, las primeras lluvias o simplemente la incapacidad para combinar dos vidas al mismo nivel. Así pasa noviembre, sin grandes novedades, los temas de actualidad siguen siendo los mismos, aderezados por un "coletas" en cada esquina. Uno que parece irritar a muchos y a la vez soltar palabras que otra mucha gente quiere oir, ¿será la gran esperanza? Mientras el circo, ajeno, sigue produciendo cosas bellas e impresionantes a un ritmo exponencial. A lo suyo, a disfrutar, a hacer felices, a superarse, a más, a más.

Pasen, hay sitio al fondo.

1) Hiroki Kamei, diábolo. Número clasificado en 2º lugar en último Encuentro Nacional de Malabaristas de Japón (JJF 2014). Decir altísimo nivel técnico es poco, son asiáticos, es mejor resumen. Para los que no entendáis qué está pasando, cuando el público hace Oooohhh, es que acabáis de ver una animalada imposible. Cuando no dicen Ooohh también.



2)  Lukasz Uckiewicz, pelotas. Este "hombre que tira bolas", es un joven polaco que decidió revolucionar las redes circenses con este vídeo. Es una retahíla de trucos absurdamente difíciles, y a cada uno le ha aplicado un punto extra de dificultad. Maravilloso.



3) David Eriksson. "Bald with balls". Una oda al humor, al malabarismo, a los trucos imposibles. Tocan pelotas de pingpong y mucha paciencia. No os perdáis sus otros vídeos, huele a verso libre.

4) Jorgen and Conny. Acróbatas. Uno de esos vídeos de la vieja escuela dónde se observa cómo se jugaba en otra liga, aunque se nos haya olvidado. También sirve para hacerse preguntas como: ¿A quién c*S.-%$ se le ocurre hacer eso? ¿Por qué? y a mí como médico: ¿Cómo no se ha luxado las cervicales aún?




5) Loooop. Cariocas. Pues sí, he tenido que ceder. Cinco años de blog y aún no se habían visto cariocas por aquí. Loooop es una compañía que consigue pasar de los típicos trucos y hacer combinaciones grupales. Han actuado en grandes eventos malabarísticos, como la Gala de la EJC de Munich, donde los disfruté pese a no ser las cariocas (o poi) santo de mi devoción. Aquí aprovechan además para hacer algo de turismo. Y muy bien que sienta.



6) Stanislav Vysotskyi. Nada, otro ser venido del este que quiere demostrar que están hechos de otra pasta. Él ha decidido que va a ser el más impresionante con los trucos de pies. Y doy fe de que lo está consiguiendo. Bonita manera de celebrar sus 30 años.




7) Consuelo Reyes. Suenan clásicos. Y es que los antipodismos me pueden. Creo que es una disciplina que no transmite lo absurdamente difícil que es. Y hay mujeres que han llegado a la excelencia por sus propios pies (chistaco), como Consuelo Reyes. Hija del mítico Tito Reyes, ha sabido forjar su camino y ser una de las mejores de su disciplina, con varios premios en su haber. Leed aquí parte de su biografía.



Postres variados:
Y eso es to...eso es to....eso es todo amigos

¡Salud y mucho circo!