Entradas populares

lunes, 8 de julio de 2013

Crónica del V encuentro de Malabares y Circo de Castalla, por Irene Soria

Irene vuelve a apadrinar un encuentro y yo encantado de que lo comparta con todos nosotros. Que ya haya pasado un tiempo hace que las cosas se vean con perspectiva y más serenidad, bueno para no caer en la "euforia postencuentro". Gracias Irene, una vez más, y a los demás ofreceros este espacio para lo que queráis. Os dejo con la crónica de este encuentro tan ilusionante.

Castalla es un pueblecito de la Sierra del Maigmó, Alicante, ubicado en la Foia de Castalla, una ancha hoya (valle) con un paisaje forestal mediterráneo digno de recorrerse y admirarse. Y allá es donde los días 10, 11 y 12 de mayo se celebró el V Encuentro de Malabares y Circo en Castalla, organizado por Art de Circ, la asociación de jóvenes cirqueros del pueblo.

El viernes llegamos prontito tras visitar a los amigos de Donyet Ardit y comer con ellos en Alicante ciudad. Nos inscribimos en la Casa de la Cultura de Castalla y pasamos la tarde lanzando objetos al aire y reencontrándonos con malabaristas queridos, prácticamente todos de la zona. Mientras mucha gente del pueblo se quedaba a participar en los talleres para niños y familias, comprar en los puestos y acercarse a la zona de la Gratiferia: una iniciativa curiosa consistente en poder llevarte los productos que quisieras y aportar los tuyos, si querías. Sin trueque ni dinero.

En un momento montaron al aire libre el escenario para la muestra-exhibición de artistas locales, presentada por Sandra y Tamara, y en la que pudimos ver el arte del clown Trifásico; el grupo Ahí Estem que hicieron percusión corporal, malabares y portes; Carriqui con clown, diábolo y cariocas; David “El Garci” con diábolo; Las Tres Hermanas y su danza tribal; Acrompicones y el número de malabares y acrobacia; y al clown “Manolo Piño”. A pesar de los fallitos de sonido y la inexperiencia es un placer siempre ver a las nuevas promesas en escena.

Después marchamos al pabellón polideportivo, lugar en el que acoplamos los sacos sobre colchonetas (cosa de agradecer a la organización), y en cuyos exteriores se puso a disposición de los participantes parafina a litros para la noche de fuego. Allá dormimos, aunque nos despertasen extremadamente temprano los gritos de una persona histriónica y sus amistades.



Aunque esto nos dio la oportunidad de desayunar y aprovechar la mañana del sábado antes de los talleres, “no hay mal que por bien no venga” dice el refrán: portes acrobáticos, diábolo, circo social y passing de mazas. Acto seguido vimos el espectáculo de calle de Acrompactados, un número de sala de portes y acrobacias adaptado a calle, cortito pero efectivo, aunque se notaba que no estaba hecho para calle realmente.

Tras una comida comunal a cargo de la organización, a la tarde hubo talleres infantiles y una charla de Rebelclown, una iniciativa de activismo a través de manifestaciones y protestas sociales con técnicas de clown. Algo realmente interesante que está aterrizando ahora en España, para no perder detalle. Poco después de las 18:00 daba comienzo la gala más tempranera de la historia de los encuentros, presentada por Igor Llorca acompañado por Trifásico a la tramoya, y en la que disfrutamos de artistas de la talla de Pedro de Cartagena a lo heavy metal con mazas y pelotas, Ivan Torres y sus bichacadas en verticales, Juan Carlos interviniendo una barra de pan al más puro estilo clown, Pablo “Koala” con la delicadeza de su número de diábolos, Lizama con las mazas y el monociclo jirafa y Fedito lanzando bolas al aire para honrar al Totem.

Que terminase prontito nos dio la oportunidad de cenar a gusto a una hora decente antes de ir de nuevo al pabellón a reírnos y participar en el Renegade, viendo a gente quitarse prendas, beber cerveza y, para los menores de edad (que en Art de Circ son mayoría) el premio eran chucherías y chocolatinas, una gran innovación que se agradece.



El domingo por la mañana, mientras la mayoría de la gente participaba en el pasacalles con las caras pintadas y amenizado por una batucada, un pequeño grupo de madrileños y cartageneros nos encaminamos al castillo, que vimos sólo por fuera, desde cuyas murallas pudimos seguir el camino del pasacalles y disfrutamos de las vistas de la foia.

Luego nos reunimos de nuevo para las olimpiadas, en las que hubo pruebas como equilibrio de maza en cabeza, carrera haciendo cascada de tres pelotas entre dos personas, resistencia de verticales, carrera de monociclos de lentitud, figura más original con muchas personas… Terminando con la clásica lanzada. Tras ello disfrutamos de unas paellas espectaculares a cargo de la organización, tomando fuerzas para la recta final, el campeonato de volley-maza, que ganó el equipo compuesto por Guillem y Fede, llevándose el premio de tres mazas artesanales de estilo medieval, una pasada.

Nos despedimos de los viejos amigos y nuevos conocidos con todo el dolor de nuestros corazones, ya que fue un encuentro muy familiar, con un trato tremendamente agradable y cercano por parte de la organización y los participantes.

Sin duda este es ya unos de los encuentros a los que no faltaremos ningún año, y que esperamos que siga creciendo y superando los pequeños fallitos fruto de la falta de experiencia, pero que no empañaron en ningún momento el buenísimo ambiente que respiramos a cada rato. 

 

Mi más sincera enhorabuena a la organización, ¡viva Art de Circ! ¡A seguir creciendo durante muchos años más!

Irene Soria

(Imágenes tomadas del evento de Facebook sobre el encuentro)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada