Entradas populares

domingo, 7 de julio de 2013

El circo de la Cebada

Festival de Circo y Teatro de Calle en el Campo de la Cebada . 21 al 25 de junio de 2013.



El pasado 21 de junio dio comienzo un festival de circo de cinco días de duración en El Campo de la Cebada. La iniciativa, organizada por Herminio Campillo (DúoEsteOeste) y el humorista Pedro Herrero, ha resultado en un formato que, curiosamente no suele verse en Madrid: un festival de circo “a la gorra”. La entrada a todos los espectáculos ha sido gratuita y cada espectador pagaba al final de los mismos lo que creía conveniente. “Era una de las condiciones del Campo de la Cebada, todo tiene que ser gratuito, no puede cobrarse por entrar, aunque sí puede autofinanciarse pasando la gorra”, explica Herminio.

“En 2012 Pedro organizó una semana del humor en el Campo y, después de eso, me propuso organizar un cabaret de circo, fue un poco improvisado pero salió muy bien, actuó gente como Davel, Silver o el Teatro del Alambre, y la gente salió muy contenta. Después de eso hicimos más cabarets, pero yo hablaba con Pedro que lo que me apetecía era organizar un festival de una semana.” relata Herminio, recordando el germen de la idea. “Lo empecé a pensar antes de mayo, pero no contacté con la gente hasta muy poco antes por el clima (…), ha habido dudas hasta el final”

Malabreikers. Fotografía cedida por los organizadores

En ese espacio se programó un festival con dos o tres actuaciones diarias, por artistas tan diversos como Dos Perillas, Malabreikers, Laura Montaldo, Generato Spontanea, Máximo Óptimo o los Hermanos Infoncundibles, entre otros. La respuesta del público, pese a la poca antelación y la escasa publicidad ha sido un éxito. “Hemos terminado muy contentos. Mejor de lo que me imaginaba para haberlo montado con tan poco tiempo y tan pocos medios”, resume el organizador, que estima también la asistencia, “Pedro [Herrero] ha calculado unas 3000 personas en total. Sentadas en cada pase caben unas 300 personas, aunque era modificable en función de las sillas que se pusieran. Con Pepe Viyuela, por ejemplo, con él podría haber 550 fácilmente”. Y es que la actuación de un clásico como Pepe Viyuela cerró a lo grande el día fuerte del festival, el sábado 22.


Curiosamente, el festival no paró ahí y siguió hasta el martes, cerrado por la Tragalupe Troupe. “Al principio se planificó como una semana, pero nos parecía mucho y se quedó en cinco días. La verdad es que el último día ha flojeado más. Quizá otros años se podría hacer dos fines de semana consecutivos.”
Laura Montaldo. Fotografía: Rafael Dante (Cía Chimichurri)

El espacio también merece una mención. El Campo de la Cebada (elcampodelacebada.org) surge en 2010 tras una actividad allí realizada en una Noche en Blanco que funcionó muy bien. Los vecinos se unieron y solicitaron ayuda a AVECLA (Asociación de Vecinos del Centro-La Latina) y del FRAVM (Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid), para ofrecer un proyecto al Ayuntamiento y solicitar el espacio. Así, la gestión del mismo está cedida a la Asamblea del Campo de la Cebada a través de estas asociaciones (se reúnen cada lunes a las 19:30 horas, abierta a cualquiera que quiera ir, participar y proponer cosas). Este espacio fue un centro deportivo municipal asociado al Mercado de la Cebada, que se demolió y está en espera de construir un nuevo complejo deportivo-comercial. Mientras la obra sigue parada, allí tienen lugar múltiples actividades de puertas abiertas, como talleres de reciclaje y construcción, huertos urbanos, festivales de canción de autor (Cantamañanas), actividades para niños, fitness (Barbarrio se llama), cursos de arquitectura, cines de verano e incluso se han realizado exhibiciones de lucha libre. Todo perfectamente organizado y con horarios fáciles de consultar en su web, donde, por cierto, también se incluye una interesantísima revisión histórica de ese espacio.

Esta primavera, se recaudó mediante crowdfunding, el dinero suficiente para construir una gran cúpula geodésica donde albergar actividades y espectáculos a resguardo del clima. Comenzará a construirse en otoño. “Se quiere hacer muy grande, para que quepa todo lo que allí se hace, y así tener una programación más fija”, explica Herminio. Y concluye: “Tengo ganas de hacer más cosas de estas, y este espacio es un lujo y un privilegio. Mi idea y sueño es que esto fuera un festival que funcionara solo. Que un día a la semana hubiera circo, y casi que se gestionara prácticamente solo, un espacio para actuar”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada