Entradas populares

lunes, 16 de noviembre de 2015

El circo duele

Duele la maza al golpear la mano

la espalda al agacharse a por la pelota

los pies sobre el alambre

las manos que agarran el trapecio

el cuello de mirar arriba a tus malabares

la cabeza al acumularse demasiada sangre haciendo la vertical

los tobillos al caer desde una doble altura

las lumbares de la contorsionista 

los hombros del portor 

la piel agrietada por la magnesia

los músculos cuando pasan de su punto de máxima elasticidad

los fallos, sobre todo en el ego

las caídas inesperadas y las previsibles

los golpes contra estructuras o compañeros

el suelo que nos recuerda  la ley de la gravedad

estancarse en un truco o en una figura

duelen las lesiones


Foto: Amaya Frías

Es así, el circo tiene algo de masoquista: 
se mueve con el dolor, avanza con él, a través de él; 
y es muy satisfactorio el resultado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada