Entradas populares

jueves, 19 de enero de 2017

¿Está Anthony Gatto infravalorado?

El pasado 6 de enero, Luke Burrage publicó su esperado Top 40 de los Malabaristas de 2016, un ranking que cada año genera más expectación. Pocos días después, el propio Luke lanzaba este otro vídeo, donde exponía una curiosa reflexión: Anthony Gatto es mejor de lo que podrías imaginar.





Lo siento, el vídeo sólo está en inglés y Luke habla rapidísimo. En resumen, lo que viene a expresar en el vídeo es su sorpresa por la ausencia de Gatto, por primera vez, del ránking de los mejores malabaristas. Si bien es cierto que el ránking lo que premia es a los artistas más relevantes de ese año, Luke reivindica que Gatto sigue siendo el mejor y que sigue suponiendo una gran influencia para todos.

Para demostrar eso Luke muestra un vídeo que grabó en 2000 en una convención británica, donde Anthony Gatto estaba practicando con un corro de gente alrededor. Como comenta Luke, él simplemente estaba entrenando aconsejado por Nick Gatto, su mentor. Sólo en esa sesión Gatto batió 5 récords mundiales, simplemente entrenando: 9 pelotas (106 recogidas), 9 aros (90 recogidas), 10 aros (25 recogidas), 12 aros (12 recogidas), 7 mazas (más de 1 minuto). Tenéis aquí la sesión de entrenamiento completa, una joya al alcance de todos gracias a Luke Burage:


Luke da la razón a aquellos que dicen que hay malabaristas que han conseguido logros algo mayores que los de Gatto, pero él defiende que son cosas muy específicas, como las 9 pelotas por la espalda de Ty Tojo. Explica que Gatto no estaba interesado en batir récords, que su maestría en un campo tan grande del malabarismo (bolas, mazas y aros) es inabarcable, batió esos récords sin proponérselo, frente a público, en uno o dos intentos. Y todo eso fue hace 17 años. Llegar a un nivel tan exageradamente alto en los malabares puros no ha tenido parangón y quizá no lo vuelva a tener desde que decidiera retirarse en 2014 (podéis leerlo en este espectacular artículo de Jason Fagone, traducido por Antonio del Río). Por eso él lo describe como algo muy inspirador, darse cuenta de lo bueno que era, de lo sólido que era.

Yo no puedo más que coincidir en lo que dice Luke. En varias ocasiones he comentado la poca memoria que tenemos. En mis raciones de vídeos suelo poner un vídeo antiguo para que nos demos cuenta del nivel del circo de antes. La escuela soviética consiguió en los años 60 llegar al cénit del circo en cuanto a habilidades técnicas se refiere. Llegaron además en varias disciplinas: acrobacias, equilibrios, báscula, columpio y también malabaristas. Revisitar a Ignatov o a Alexander Kiss es ver un vídeo en el que continuamente resuena en tu cabeza un "qué bestia, esto ya no se ve". De hecho, muchas de esas barbaridades (no encuentro otro nombre) soviéticas no se han vuelto a repetir. Quizá hoy en día China sea la única escuela que apuesta por el "más difícil todavía", por eso siempre se lleva algún premio en cualquier festival de circo.


Pero en la era de Internet y Youtube eso va cayendo en el olvido. El boom que ha experimentado el malabarismo es impresionante, hay mucha gente haciendo 5 mazas con facilidad, en los encuentros se ve mucho nivel, pero también hemos olvidado mucho. No recordando a los clásicos caemos en escenas curiosas como ver un espectáculo que acaba con 5 mazas por la espalda y aplaudirlo a rabiar. Espera, esto ya se hacía (y mejor en muchas ocasiones) hace 40 años, ¿qué está pasando?

La tendencia a realizar un circo más "artístico" ha hecho que se pierda nivel en muchos shows, no pasa nada, son cosas de la historia y de los gustos de la gente. Entiendo que haya mucha gente a la que ver a Gatto le aburra soberanamente y prefiera ver un número minimalista con una bolsa de plástico de Jerome Thomas. Sobre gustos, ya se sabe. Yo personalmente disfruto mucho de todas las propuestas y reconozco que ver "burradas técnicas" me gusta mucho, quizá soy algo old-fashioned. El debate sobre si un malabarista tipo Anthony Gatto es mejor o peor que otro tipo Wes Peden es entretenido pero algo estéril, como comparar músicos o pintores de diferentes épocas. 

Lo que reivindico, como Luke, es que bebamos de la Historia, démosle crédito y el valor que merecen los logros previos. Antes del boom del circo contemporáneo, el de los encuentros de circo y el de Youtube existía un circo diferente, empeñado en romper todos los techos de la técnica. No lo podemos olvidar, y al recordarlo podremos apreciar mucho mejor el presente.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada