Entradas populares

jueves, 31 de agosto de 2017

Malabares y equilibrios / Equilibrios y malabares, por Thom Wall

Hay artistas especialmente generosos con la comunidad circense. Gente que además de su labor artística regala conocimientos, vídeos, artículos o ideas. Uno de ellos es Thom Wall, un malabarista estadounidense muy inquieto, con cierta querencia por revisitar las rutinas clásicas y colgar vídeos muy entretenidos. Además escribe artículos divulgativos en su blog. Uno de ellos me ha gustado especialmente ya que trata de uno de esos trucos que creo infravalorados por los no-malabaristas: malabares y equilibrio. Mucho más difícil de lo que parece y algo a valorar en quienes lo dominan. 
Pidiendo el permiso pertinente, Wall accedió encantado a que tradujese su artículo al español, esperamos que os guste. Añadir que todos los dibujos son suyos.  ¡Gracias Thom!


MALABARES Y EQUILIBRIOS / EQUILIBRIOS Y MALABARES, por Thom Wall




Hacer malabares mientras se mantiene en equilibrio un objeto es considerado por muchos como un truco imposible. Y realmente lo es. El secreto es que el truco funciona justo de la forma contraria: en lugar de hacer malabares mientras se mantiene algo en equilibrio, lo que realmente haces es un equilibrio mientras haces malabares.

Dejadme que me explique:
Cuando estás listo para empezar a trabajar este truco, tú ya eres un malabarista como tal. Esto significa que tu cuerpo ya tiene la cascada de tres objetos integrada, puedes confiar en tu “memoria muscular” para hacer malabares. El truco de mantener un equilibrio mientras se hacen malabares es aprender a dejar que tu cuerpo realice la mitad del reto por ti.

Este artículo es una introducción a ambos conceptos, el de mantener en equilibrio y el de los trucos con el “cerebro dividido”, donde para alcanzar este ejercicio de coordinación, confías de forma simultánea en tu foco activo y en tu “cerebro de reptil” (NdelT: así se denomina a la parte del sistema nervioso que realiza las acciones aprendidas de forma automática).

Pero no solo lo digo yo; esto es lo que Paul Cinquevalli, discutiblemente el mejor malabarista de la Historia, decía al respecto:


“Quizá una de las cosas más difíciles que debe aprender a hacer un malabarista es ver cosas sin mirarlas. Esto puede parecer algo paradójico, pero sin embargo es cierto. Por ejemplo, cuando mantengo en equilibrio un vaso con su pajita sobre mi frente y a la vez hago malabares con cinco sombreros, nunca miro a los sombreros; si lo hiciera aunque fuera por una centésima de segundo, el vaso se caería. De forma instintiva sé la posición de los sombreros y puedo cogerlos y lanzarlos igual que si estuviera mirándolos."

Requiere años de práctica adquirir lo que solo puedo definir como “doble mirada”

Paul Cinquevalli, "How to succeed as a juggler", Cassell's Magazine, Vol 47, No. 4, March 1909.



No me gusta este truco, ¿por qué debería molestarme en aprenderlo?
Es una buena pregunta, con una buena respuesta (¡bien por ti por preguntarlo!)

Aprender a mantener objetos en equilibrio es una parte importante del desarrollo de tu técnica básica. Cuando tu cuerpo aprenda dónde está su línea central comprenderás mejor dónde situar los objetos en el aire. Mantener objetos en equilibrio es una herramienta extremadamente útil cuando se trata de evaluar el punto de cruce de los objetos en el aire y de adquirir una mejor posición corporal mientras haces malabares. Aprender a combinar malabares y equilibrio además te ayudará a mover algunas de tus habilidades de la fase “conocimiento explícito y ejecución” (donde tu cerebro sabe cómo hacer algo de forma consciente) a la de “conocimiento implícito y ejecución” (donde tu cuerpo sabe hacer algo sin el aporte consciente de tu cerebro).

Después de publicar este artículo, un amable lector (un saludo, Andrew Olson) me recordó las Cuatro Fases del Aprendizaje de Gordon: Incompetencia inconsciente, Incompetencia consciente, competencia consciente y competencia inconsciente.


Los 4 estados de la Competencia.
Via: https://en.wikipedia.org/wiki/Four_stages_of_competence.


La idea es, en lo que respecta al malabarismo, que cuando empiezas a trabajar una habilidad, tu no entiendes cómo hacerlo ni entiendes las razones de por qué no está funcionando (incompetencia inconsciente). Según progresas empiezas a entender cómo funciona el truco pero aún te cuesta ejecutarlo (incompetencia consciente). Con el tiempo comienzas a tener más éxito pero requiriendo toda tu concentración (competencia consciente) y, en un momento dado, llegas a realizar la habilidad con un grado de fluidez innata (competencia inconsciente).

Por lo tanto, nuestro objetivo aquí es que llegues a comprender qué estás haciendo, cómo hacer que eso funcione y meter esa información en tu cerebro y tu cuerpo para que lo realices sin ni siquiera pensar en ello.

¡Vamos a por ello!

Línea Central. Equilibrio. Comprensión monástica del universo de la cascada


Por si sirve para ponerse en situación, Anthony Gatto (o eso dice la historia), comenzó a hacer malabares a la edad de 4 o 5 años en la tienda de tabaco de su padre. Antes de aprender, su padre le tiraba una pelota y él se la devolvía haciéndola rebotar con la frente. Anthony también aprendió a tener en equilibrio objetos tan cortos como una cucharilla antes de aprender a mantener tres pelotas en el aire.

Y, ya sabéis, Gatto acabó siendo muy bueno.
(Fuente: vi este vídeo hace unos quince años, a lo mejor alguno de los detalles no son como los recuerdo)

VOCABULARIO:
Línea central. Es la línea corporal donde se mantiene el equilibrio. Es la misma línea de la que dependes cuando permaneces quieto sobre tus pies. Aquí estamos prolongando esa línea hacia arriba a través del objeto a sostener. Debes utilizar tu cuerpo para mantener ese objeto igual que lo usas para mantenerte erguido.

(Sí, el dibujo da un poco de miedo. No te preocupes, tus ojos no tendrán ese aspecto de muertos cuando encuentres tu línea central). 

Centro de gravedad. Mientras la línea de equilibrio atraviesa todo el objeto, el centro de gravedad es un único punto. Un objeto con un centro de gravedad alto será más fácil de mantener que uno con un centro bajo, ya que es más fácil de “leer” (ver siguiente término). 
Las mazas de malabares tienen el centro de gravedad en la parte ancha (la “cabeza”), a unos dos tercios de la distancia total partiendo del taco del mango.


Lectura. Cuando hablamos de “leer un objeto”, significa que eres capaz de predecir fácilmente sus movimientos. En un equilibrio leemos un objeto a través de la mirada y a través de su punto de contacto en el cuerpo. Los objetos son más fáciles de leer cuando miras a su punto más alto (así es como aprenderás).  



 Plano de imagen. Es una representación bi-dimensional de qué está pasando. Cuando hablamos de tirar un objeto que supere la parte superior del equilibrio en tu plano de imagen, se refiere a que el objeto lanzado “parece” ir más arriba que el que está en equilibrio. Dependiendo de dónde tengas ese equilibrio (barbilla, nariz o frente) y del ángulo de tu cuello, el objeto lanzado puede que no pase realmente por encima del equilibrio. 

 plano de imagen (escoba en la frente)


COMENCEMOS CON UN EQUILIBRIO
Cuando eras un niño, seguramente hayas probado a sostener una escoba en tu mano. Si miras a su base tendrás que moverte mucho para mantenerla en un equilibrio precario, pero si te fijas en la parte superior la controlarás mejor. Nuestro primer ejercicio es igual, en lugar de una escoba usaremos un trozo de madera de unos 30 cm de longitud, con 1 cm de diámetro, y en lugar de tu mano utilizaremos tu cara; pero... ¿Qué parte de la cara?

LOS TRES PUNTOS DE EQUILIBRIO EN TU CARA
Por supuesto hay más de tres, pero para los ejercicios de iniciación hablaremos de tu barbilla, nariz y frente. 



Barbilla
  • Pros: es fácil mantener equilibrios aquí, hay muchas terminaciones nerviosas. En un número cómico puedes jugar con la dificultad de hablar a la vez. Tu mandíbula se mueve, por lo que cuando ya tienes consolidado el equilibrio puedes usar los músculos para hacer pequeñas correcciones
  • Contras: si eres un chico deberás afeitarte un círculo de al menos 2 cm de diámetro ¡la barbita incipiente y el pelo pueden ser resbaladizos!

Nariz
  • Pros: el punto donde se unen hueso y cartílago es muy sensible, con muchas terminaciones nerviosas. Podrás "leer" el equilibrio muy bien y además es divertido. 
  • Contras: cada persona es diferente y tiene una nariz diferente. Además, es difícil colocar una maza en equilibrio mientras haces malabares con ella. Por tanto, si entrenas este punto prepárate para golpearte el ojo de cuando en cuando.

Frente
  • Pros: en un taller con Steven Ragatz, él insistía en que era la forma más espectacular de mantener una maza en equilibrio, algo con lo que estoy de acuerdo. Además amplía mucho tu campo de visión.
  • Contras: este punto requiere cambiar tu percepción. Debido a que el equilibrio ocurre detrás de tus ojos, en la parte más alta de tu plano de imagen, muchas personas pueden considerar esto como un gran desafío.
¿Cuál escoger?
De forma natural te resultará más fácil en uno de los puntos. Utiliza ese pequeño estímulo para empezar a trabajar. Lar rutinas que siguen entrenarán tu mente, por lo que estas habilidades te servirán también para los otros puntos.

ALGUNOS EJERCICIOS Y RUTINAS
Ejercicio de la vara de madera 
Esta rutina es sencilla pero también detestable, aunque es la única forma de construir una base sólida para desarrollar estas habilidades. La aprendí de Richard Kennison, pero se le ha atribuido a otros muchos profesores. La primera referencia de esta técnica que he leído es del historiador alemán Karl Heinz-Ziethen.

Toma una vara o barra de madera de 1 metro de longitud y ponla en equilibrio en el punto que tú elijas. Una vez en equilibrio, pon en marcha un cronómetro. Una vez que puedas aguantar 2 minutos sin mover los pies, podrás cortar 5 cm de un extremo de la vara. Repite hasta que la vara mida unos 20 cm.

Conserva todos los trozos. Guárdalos en tu escritorio. Píntalos de dorado. Conviértelos en un collar bohemio. Estos serán tus trofeos, una muestra de tu esfuerzo y valía durante las semanas y meses que trabajaste en este ejercicio.

100% de tu atención el 100% del tiempo 



Aquí está el gran secreto, el listón que hace tropezar a muchos aprendices. Cuando trabajes estos ejercicios, el 100% de tu atención debe estar siempre en el equilibrio. No hay tiempo siquiera para un rápido vistazo a esa pelota para poder cogerla. No hay que dividir nunca tu atención (ni siquiera un 1%) de los malabares. Concéntrate en el equilibrio y deja que tu cerebro de reptil se haga cargo del resto.

EJERCICIOS PARA DIVIDIR TU CEREBRO
Podrás empezar a jugar con estos ejercicios antes de que hayas terminado la rutina de la vara para que los pruebes, pero te supondrán un gran reto.

De izda a dcha: "brazos locos", "lanzar y recoger" y "arriba y abajo"


Brazos locos
Mientras mantienes una maza en equilibrio en tu cara, eleva los brazos por encima de tu cabeza y muévelos todo lo que puedas. Mantén el foco en la maza todo el rato.

Este ejercicio es bueno por dos motivos: el primero porque introduces movimiento a tu campo de visión, si miras a otra cosa que no sea la maza (¡incluso por un segundo!), ésta se caerá. Segundo porque al elevar los brazos se reduce tu rango de movimiento y tu capacidad para corregir el equilibrio, lo que hace que mantenerlo sea más difícil.

Lanzar y recoger 
Mantén en equilibrio una maza en tu cara, entonces lanza y recoge una pelota. Lánzala como si fuese un 4 (NdelT: en siteswap, lanzar y recoger con la misma mano), que no cruce la línea de equilibrio. Intenta hacerlo 10 veces seguidas con una mano y luego otras 10 con la otra.

Para complicarlo un poco más, prueba a lanzar como un 6 o un 8 (a mayor altura), más alto que la parte superior de la maza en tu plano de imagen. Al principio encontrarás esto algo confuso.

Esta rutina pone a prueba tu capacidad de focalizar tu atención, ayudándote a darte cuenta de que en ningún momento está permitido mirar a otra cosa que no sea el equilibrio.

Arriba y abajo 
Mantén en equilibrio una maza en tu cara. Despacio siéntate y después túmbate en el suelo. ¿Puedes conseguir que tu nuca toque el suelo sin que se caiga la maza? Levántate mientras sigues con el equilibrio.

Este ejercicio es una buena forma de medir tu dominio, además de una bonita forma de darte cuenta de lo pequeños que pueden llegar a ser tus movimientos para corregir el equilibrio.

El test de lectura 
No hay equilibrios en este ejercicio. Haz malabares con 3 mazas mientras miras al techo. Traza líneas en el techo con tu mirada. Si hubiera un libro allí arriba lo deberías poder leerlo en voz alta, serías capaz de pasar un test de comprensión lectora. Esto te ayudará a confiar en tu cerebro de reptil. ¿Ves? ¡No hay que pensar para hacer malabares!

La cascada en la cara 
Ejercicio con 3 mazas. Pon una en tu frente y mantén el equilibrio. Una vez que la tienes controlada, pon otra en la nariz. En cuanto esta segunda maza toque tu nariz, cambia el foco de la primera a ésta, para poder mantenerla en equilibrio mientras permites que la de la frente se caiga. Cuando tienes la maza de la nariz bajo control, pon la tercera en tu barbilla. Una vez más, tu foco de atención debe cambiar a la nueva maza, permitiendo que la vieja se caiga. De la barbilla sube de nuevo a la nariz y a la frente.

Haz esta rutina con manos alternas: derecha a la frente, izquierda a la nariz, derecha a la barbilla, izquierda a la nariz, derecha a la frente, etc). Este ejercicio te ayudará a consolidar la regla de “100% de tu atención el 100% del tiempo”. También te ayudará a mantener el equilibrio con objetos moviéndose en tu campo de visión.

Poner en equilibrio. 
Haz malabares con 3 mazas y coloca una en tu cara para mantener en equilibrio. El agarre de la última maza ocurre después de que pongas la maza en la cara. Piensa en hacer este último lanzamiento un poco más alto de lo normal, así podrás tener un poco de tiempo extra para recoger esa maza tras el equilibrio.

Este ejercicio ayuda a cambiar el foco, una vez que la maza se ponga en equilibrio, el 100% de tu atención pasa a esa terea. El último agarre lo realiza tu cerebro de reptil y será observado de forma pasiva por tu visión periférica.

AÑADIENDO LOS MALABARES
"Oh, m*$#&a". Recueda: ¡que se caigan está bien, perder el equilibrio no!


Una vez que domines el “lanzar y recoger” es el momento de añadir la cascada de 3 mazas. (Puedes aprender primero con bolas si quieres, pero es más complicado).

Comenzarás igual que cuando aprendiste a hacer malabares. Cruzando una maza de mano a mano y después con 2 mazas (lanza-lanza, recoge-recoge).

Cuando hagas este ejercicio, asegúrate de que los tacos aparecen en la parte inferior de tu plano de imagen (en tu visión periférica) mientras viajan a sus respectivas esquinas del patrón. No estamos haciendo malabares a ciegas, estamos consiguiendo que nuestro cerebro de reptil interprete la trayectoria de las mazas basándose en ese pequeño “input”.

Como siempre, se permite que se caigan los malabares, pero no el equilibrio. ¡100% de tu atención el 100% del tiempo!


FAQ (PREGUNTAS FRECUENTES)

¿Dónde pongo las manos? 
Las manos son algo divertido. Cuando estamos focalizando nuestra atención en un equilibrio mientras hacemos malabares, nuestro cerebro está ocupado en otra cosa, por lo que ellas solas irán “trepando” para coger las mazas cada vez más alto. Para muchos malabaristas esto no supone un problema, pero es un mal hábito que entorpecerá nuestra progresión. Mantén las manos abajo, a la altura de tu ombligo. Cuanto más abajo recojas los lanzamientos más tiempo tendrás para hacer correcciones.

¿Cómo debo aprender a hacer malabares con 4 mazas mientras mantengo un equilibrio? 
La mayoría aprende este truco en lanzamientos simples (una vuelta). Esto es un comienzo equivocado, asumiendo que después quieras aprender a introducir trucos con 4 mazas o pasar a las 5 + equilibrio. Repite los ejercicios de “lanzar y recoger”, pero tirando la maza con dos vueltas. Esto sobrepasará con mucho la parte superior de tu equilibrio en tu plano de imagen, y puede ser un poco confuso al principio (¡Y dar miedo!). Aprender a hacer el 441 con un equilibrio, lanzando los 4s en dobles, es un ejercicio excelente para este objetivo.

Muy bien, pero ¿cómo consigo “dominar” los malabares con un equilibrio? 
Suelo decirle a mis alumnos que el estándar para considerar que lo dominas son 200 lanzamientos de 5 pelotas con una maza en equilibrio. La verdad es que, por desgracia, no existe el dominio total de esto. Existe el progreso, el aumento de capacidades, el tenerlo listo para una actuación, etc., pero siempre existirá un nivel más complicado. ¡Incluso el mejor malabarista encontrará difícil hacer malabares con 7 pelotas mientras mantiene una cucharilla en su nariz!

Me duele el cuello. ¿Por qué me haces daño, Thom?
Cuando empiezas a aprender esta habilidad estás usando músculos que probablemente nunca habías usado antes (sobre todo cuando empieces con los ejercicios de 2 minutos de la vara de madera, ¡ahí usarás esos músculos mucho más de lo que nunca los habrías usado!).

Quizá también estés inclinando tu cabeza demasiado hacia atrás. Prueba a hacerlo usando también las vértebras torácicas (tus hombros y parte superior de la espalda) en lugar de usar sólamente el cuello como una bisagra.



2 comentarios: