Entradas populares

lunes, 12 de abril de 2010

Niebla estética

Tuve la oportunidad de ir el pasado domingo a ver el último espectáculo que gira por España de la prestigiosa compañía francesa Cirque Éloize (léase Eluás), Nebbia. Fui con muchas ganas ya que el año pasado fui a ver Rain, otra obra suya que me dejó muy impactado. De Nebbia tengo que decir que salí con buenas sensaciones aunque no convencido del todo; no por la baja calidad del espectáculo, ni mucho menos, si no porque no me dejó todo lo boquiabierto que esperaba. Quizá me esté volviendo un sibarita, quién sabe.


La obra es, como todas las de esta compañía, un verdadero deleite para los sentidos, una estética cuidadísima y atemporal, música envolvente combinada con la de dos versátiles músicos, y una escenografía minimalista pero claramente funcional. Al estilo de otras compañías francófonas contemporáneas, los protagonistas son artistas jóvenes y multidisciplinares, capaces de realizar ejercicios de acrobacia, danza, clown, representación teatral, malabares, canto, etc.

El hilo conductor de la obra es la densa niebla (nebbia, en italiano) que envuelve un pueblo todos los años y de ella surgen sueños, historias y personajes peculiares y asombrosos. La niebla, de hecho, envuelve también al teatro y a los espectadores, invitándote a sumergirte más en la obra. Ahí veo quizá el problema, no vi el hilo conductor, o no lo entendí. Me pareció más una concatenación de espectáculos preciosistas y muy estéticos que una verdadera obra teatral-circense. Todo tiene un exceso de simbolismo al que yo no lograba darle significado (o mi mente racional y práctica no me dejaba dárselo), por lo que mientras veía una actuación me venía a la cabeza algo así como "es un número precioso, pero no he entendido a qué viene esto ahora".

A destacar el número de cama elástica, en el que tienen el acierto de subir algo el telón para no dejarnos ver el trampolín, quedando la ilusión de que son los propios artistas los que pueden dar esos magníficos saltos y piruetas. También el fabuloso mano a mano entre Annie-Kim Dèry y Jean Phiplippe Cuerrier, que además fueron los dos artistas que más me gustaron en el resto de la obra, muy buenos.


Los números estaban intercalados por la caida del telón y la aparición del narrador y algún otro artista, siempre con tintes "payasescos", con mayor o menor acierto. Como imágenes me quedo con el bosque de platos chinos en movimiento, y el número musical a dúo con el marimba (una especie de xilófono enorme) mientras cae una lluvia de corchos. El resto muy bien, aunque quizá no fue todo lo asombroso que yo esperaba.



En resumen, una obra preciosa, que te envuelve y te deleita; aunque cargado de un simbolismo indescifrable (por mí) que a me dejó algo distante respecto a la obra.


Características:

  • Nebbia, escrito y dirigido por Daniele Finzi Pasca.
  • Teatro Compac Gran Vía
  • Hasta el 5 de mayo.
  • Entradas entre 25 y 38€ (a mejores precios en Atrápalo)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada