Entradas populares

lunes, 6 de diciembre de 2010

Navidad en el Price

Vuelve al Price por Navidad, y parece que vuelve en forma de circo clásico. El Teatro Circo ha reunido 11 números de artistas consolidados en las mejores carpas. En el elenco hay varias medallas en el Festival de Circo de Montecarlo y el de Cirque de Demain, redondeado con la presencia de los Hermanos Álvarez, recientemente galardonados con el Premio Nacional de Circo 2010.


Un náufrago que llega a una playa con su barca, entonces empieza a dibujar con la arena sus sueños y añoranza sobre un circo en el que se sucedían números espectaculares. Éste es el hilo argumental que enlaza este conglomerado de espectáculos de circo clásico, dirigida por el mítico payaso David Larible y puesto en escena por el ilustre Alessandro Serena. La verdad es que el grupo de artistas es muy bueno, pero en algún momento se tiene la impresión de que se le ha intentado dar un nexo de forma algo improvisada, acentuado por la ausencia de un presentador-conductor que introduzca a los artistas, a los que no nombran en ningún momento. Lo único parecido es el clown César Dias que hace varias apariciones entre actuaciones.

Tras una presentación de los artistas de corte muy clásico, la orquesta de Germán Díaz Guerrero (fantástica toda la noche, da gusto ver espectáculos con música en vivo) da entrada a la primera actuación de la noche. A partir de aquí los números se suceden uno tras otro sin descanso, con un nivel medio altísimo, pero del que tengo que destacar los siguientes:


Felipe Mejías. Este dibujante gaditano se ha especializado en el vistoso y agradecido arte con arena, él es el náufrago que llega a esta isla y nos introduce a su circo. Deja con la boca abierta la facilidad con la que aparecen las imágenes que él quiere de entre la arena, cautivador e hipnótico.



Troupe Puzanovi. Ganadores del Clown de Oro en la 28ª edición del Festival de Montecarlo. Aunque no son los mismos artistas que ganaron aquel prestigioso galardón, las dos actuaciones que hacen, la de columpio y, sobre todo, la de báscula son muy espectaculares. El número de báscula que cierra el espectáculo te mantiene en vilo, mientras ellos ejecutan vuelos tremendos llenos de mortales para caer en una torre humana de tres alturas, ver piruetas sobre zancos o caer sobre una silla a 5 metros tras dos mortales, impresionante. Os dejo con un vídeo de una de sus actuaciones en Montecarlo.



Hermanos Álvarez. Ya hablé de ellos y su número en otra entrada (ahí podéis ver su vídeo), pero su actuación es realmente sensacional. Con una puesta en escena muy cañí, traje de torero y pasodobles, así como unas tablas que les ha dado una vida en el circo, le dan a su número mucha emoción y arranca largas y merecidas ovaciones.

Leo Jackson. Este polifacético artista italiano nos presenta su número de equilibrios en escalera libre. A ritmo de swing, aspecto de dandy y actitud fardona, Leo presenta una actuación medida al milímetro y con una seguridad aplastante. Grandísimo final del número con aros y antorchas en lo alto de la escalera.



César Dias. Joven clown portugués de familia circense y que ya ha actuado en circos tan importantes como el Krone o el Richard Bros. Muy gestual, interactuando mucho con el público y conectando con él, es el personaje que sirve muchas veces de nexo y para dar aire entre actuaciones. Pese a que me parece un buen clown, no me ha gustado que las rutinas que hace sean de otros clowns míticos, como la de la armónica y sombrero de George Carl o el del farwest de Jesko (Saltimbanco). Eso sí, el número en que hace de crooner con my way y el de tocar una canción con una sierra me han parecido muy buenos.


Peres Brothers. La mayor ovación de la noche y con razón. Espectacular mano a mano que hacen esta pareja de hermanos. Una verdadera exhibición de fuerza y elegancia a partes iguales. Todo son movimientos suaves y fluidos mientras ejecutan proezas inverosímiles. Quizá el portor, Adans, sea más conocido en el mundillo rosa por haber estado casado con Estefanía de Mónaco, pero en el mundo del circo son un referente en lo que a esta disciplina se refiere, y su colección de premios así lo atestigua. Sólo por ellos merece la pena la entrada (enlace al vídeo, aunque yo iría sin ver nada, mejor la sorpresa)


El resto de actuaciones de la noche no desmerecen en absoluto, lo único que estas que he mencionado, a mi entender, están a un nivel al que poca gente puede llegar. La troupe de contorsionistas Mundhai quizá estuvieron algo nerviosas en el pase que yo vi, pero el número es muy bueno. Se me hicieron demasiado cortos las actuaciones de trapecio (Bianca Montico) y la de hula hop (Úrsula Naike), aunque ambas ofrecen momentos muy vistosos. Algo decepcionado salí con Jacobo Espina, un bailarín que me impresionó cuando lo vi este verano en ¿Pasión sin Puñales? en el Price. Su número de danza con un caballo no me terminó de convencer en absoluto, no parecían estar cómodos ni él, ni el caballo, ni la bailarina, una pena.

El sabor de boca al salir del Price es excelente, parece que el Teatro Circo ha hecho un gran esfuerzo para traer artistas de renombre y números de altísimo nivel para estas Navidades. Yo que vosotros no me lo perdería, para toda la familia y estarán sólo hasta el 9 de enero.

Toda la información de pases y precios aquí.




Espero que lo disfrutéis tanto como yo. Os dejo con otras críticas del espectáculo:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada