Entradas populares

jueves, 26 de junio de 2014

El mundo bocabajo (II): Ejercicios Avanzados. Por Iván G. Torre

En el anterior capítulo hemos hecho una introducción a las verticales. Se han comprendido mejor los principios físicos en los que se basa el equilibrio de manos y la dificultad de algunas de las figuras más básicas. A continuación se explican las diferentes subidas a fuerza y otras figuras que, bien por su dificultad técnica o física, se consideran más avanzados.



1) SUBIDAS A FUERZA

“El Olímpico”. Se trata del ejercicio por excelencia dentro de las verticales. Comenzando con las manos apoyadas en el suelo, consiste en llegar a la vertical sin realizar ningún tipo de impulso dinámico (saltos). Esto se puede lograr de diversas formas, las básicas y en orden de dificultad se muestran a continuación:
  • Olímpico desde escuadra: Se comienza con las piernas abiertas que únicamente se juntan al llegar a la vertical, corresponde a 0,1 puntos de dificultad en GAM (…..).
  • Olímpico: Con las piernas estiradas, se sube pasando por la figura del Siete hasta llegar a la posición final. (0,2 ptos. En GAM)
  • Olímpico desde L-sit y V-sit (ver más adelante): Similar al anterior pero comenzando en esas figuras. Desde V-sit obtendría 0,3 ptos de dificultad en GAM.
  • Olímpico desde Manna (ver más adelante): Similar pero comenzando desde el manna. 0,4 ptos de dificultad.



Olímpico desde Manna subiendo con escuadra (piernas abiertas)


L-sit, V-sit y Manna: Sentados en el suelo con las piernas juntas y estiradas, se apoyan las palmas de las manos y se suspende todo el peso del cuerpo en el aire. Mirando de perfil, las piernas y el torso forman un ángulo recto, por lo que se semeja a una L mayúscula. Es la posición básica de descanso cuando se realizan equilibrios sobre los bastones o pull-ups (esa plataforma con sendos tubos, normalmente de acero, que acaban en tacos de madera sobre los que el artista coloca sus manos para subirse) Se puede aumentar la dificultad del ejercicio si desde el L-sit, sin mover apenas el torso, se suben las piernas hasta que casi tocan el pecho. De esta manera se llega al V-sit, que visto de perfil asemeja a la letra del abecedario que lleva su nombre. La dificultad de esta posición se valora con 0,2 ptos de dificultad en GAM. Aún existe otra posición dentro de esta familia (que personalmente no se la he visto realizar a nadie ajeno a la gimnasia artística), se trata del Manna o Maná (0,3 ptos en GAM). Desde la posición de V-sit se eleva el torso hacia adelante hasta que esté completamente paralelo al suelo. Requiere mucha flexibilidad y fuerza de tríceps.


L-Sit

V-Sit

Manna

Infernal o plancha adelante: Tan simple (y tan complicado) como mantener el cuerpo totalmente recto y paralelo al suelo. Las muñecas trabajan en una posición forzada, por lo que los dolores no son algo raro después de entrenar esta figura. Realizarlo con las piernas abiertas es considerablemente más fácil que mantenerlas juntas. A pesar de su gran dificultad se considera una figura básica en gimnasia artística masculina valorado sólamente en 0,1 (piernas abiertas) y 0,2 (piernas cerradas) puntos.

Infernal

Pino arqueado, pies en cabeza o fresa: Desde la vertical los hombros y los pies se adelantan, las rodillas se doblan y los pies alcanzan la cabeza del verticalista. Hay que notar la diferencia con el mexicano donde los hombros se desplazaban en la dirección contraria a los pies. Aunque al estar el COM más cerca del suelo el equilibrio es más fácil, la espalda trabaja muy contorsionada por lo que exige una gran flexibilidad.

Fresita

2) VERTICAL A UNA MANO.

Cuando pensabas que sabías ya todas las figuras y variaciones posibles de la vertical, toca volver a empezar de cero, aprendiendo ahora a realizarlas sobre una mano. Básicamente son dos las técnicas para guardar el equilibrio a una mano: rotando la cadera o empujando el hombro.

  •  Comencemos con la más sencilla de realizar: girando la cadera. Partiendo de la vertical en segunda (también se puede hacer con las piernas cerradas pero es más difícil) hay que rotar la cadera de forma que uno de los pies intente tocar su correspondiente mano. A medida que el cuerpo gira la mano contraria sentirá menos peso hasta que finalmente quede libre. Es un movimiento muy fácil de entender haciendo la vertical apoyando todo el cuerpo contra la pared.
  • Empujando el hombro: Partiendo de la vertical con piernas cerradas hay que empujar fuertemente el hombro sobre el que nos quedaremos en equilibrio y balancear muy ligeramente el cuerpo. El peso quedará sobre una de las manos, mientras que la otra mano guarda el equilibrio apoyando únicamente los dedos (en piano). Hay que bloquear la cadera, estirar las piernas y llevar la cabeza al brazo principal. Finalmente se puede retirar la mano en piano y llevarla estirada hasta la cadera.



Vertical a una mano empujando el hombro


Figuras a una mano:

Siete lateral: Partiendo desde el siete a dos manos, se rota la cadera 90º con las piernas paralelas al suelo. En esta posición el peso descansará sobre una sola de las manos.

Siete lateral

Spagat, segunda, mexicano, olímpico a una mano... Prácticamente todas las figuras básicas de dos manos se pueden realizar con mayor o menor dificultad únicamente sobre un apoyo. Al quedar libre una de las extremidades se gana en libertad y se pueden explorar nuevos movimientos. La dificultad de pasar de hacer verticales sobre dos manos a realizarlas sobre un apoyo, es tan grande como volver a aprender de cero. Sin embargo y fuera de dudas el esfuerzo merece la pena.





Y hasta aquí el segundo capítulo. ¿Te ha gustado? ¿Leíste el capítulo primero? Ahí viene la información básica para entender mejor las verticales. No olvides visitar el tercero y último de esta magnífica serie escrita por Iván G. Torre.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada