Entradas populares

domingo, 22 de junio de 2014

VIII Encuentro de Malabaristas de Zaragoza

El pasado fin de semana del 25 al 27 de abril tuvo lugar una nueva edición de uno de los encuentros más veteranos del panorama nacional: el Encuentro deMalabaristas de Zaragoza, y van 8 ediciones. Asentado desde hace 3 ediciones en Utebo, municipio situado a unos 15 km de la capital maña, el encuentro goza de muy buena salud. Sus organizadores, la AMZ (Asociación de Malabaristas de Zaragoza), demuestran que siguen en forma y con capacidad para seguir dando guerra y difundir el circo.


El encuentro este año tuvo una asistencia de unos de casi 200 participantes. Que volvieron a disfrutar de las instalaciones alrededor del pabellón multiusos de Utebo. Es de agradecer la cercanía de todo el encuentro, donde en menos de 500 metros tenías el pabellón, la zona de acampada, la práctica al aire libre, las duchas, el bar, el párking y la zona de conciertos. Y todo a menos de 5 minutos andando de la Plaza de la Concordia, donde se celebran los espectáculos de calle y las olimpiadas.

El viernes comenzó con la llegada de los primeros participantes, algunos tímidos talleres y práctica en el pabellón, y a prepararse para el inicio de los espectáculos del encuentro. 

Uccelini

Por la noche en el pabellón multiusos esperaba el Mañoret, la gala realizada por artistas maños. Presentada por Titánicas en el papel de tres simpáticas ancianas que intentaban explicarnos que era eso tan raro del circo moderno. Abrió la veda el pausado número de Cía Enlanada (Isabel Serna) con el mástil. Le sucedieron Carmeneta y Luisa, Uccelini 3.0, mostrando un curioso número de andamios. Fue un número de dúo en un andamio aéreo, elemento poco visto, pero que da bastante juego, buscando las simetrías que un dúo siempre puede ofrecer. Tras ellas llegó el turno de Rubén, la joven promesa de la asociación, que a sus 16 años mostró con descaro un número clásico de pelotas. Aitor y Pinky componen una pareja llamada Su e Giù, que salieron en dos ocasiones para mostrar su número de acrodanza, primero, y después cerraron con el trapecio fijo. Antes del descanso la compañía de Circo La Raspa (Richi di Chous) nos divirtió con unos curiosos equilibrios sobre maderas, muy originales, siempre al ritmo de la pegadiza “Cada día estoy másloco” de Sergio Makaroff. 

Su e Giú
Tras el descanso Borja y Mario mostraron su número llamado “DeLibreAndo”. Un número muy pensado, mimado y estudiado sobre manipulación de libros, lástima que se hiciera algo lento y faltase algo de fluidez. El dúo Come On (Carla y Mónica) ejecutaron una sencilla actuación de telas con parte teatral. Después vinieron O Man Oh Man (Dani y León, alumnos de Carampa), con su bonito y agradable número de portés, de esos que siempre van a gustar. Del cierre se encargaron Alodeyá Cía. (Edu, Paula y Sofía), un dúo de danza y malabares acompañado al piano. Recordó al mítico de Stefan Sing y Cristiana Casadio, hecho con muy buen gusto y consiguiendo transmitir emoción en cada gesto. Reunidos todos los artistas al final, en el centro de la pista, a saludar al público puesto en pie. Sorprende la capacidad de producción de artistas que tiene la región aragonesa, como para estar orgulloso.



El sábado era el día principal del encuentro, repleto de actividades. Por la mañana el pabellón albergó a todos los participantes que quisieran entrenar, practicar malabares, montar en monociclo o asistir a talleres. Un éxito los talleres de aéreos, que cada vez atraen a más practicantes y sin duda demuestra que están de moda. Antes de comer estaba programada la actuación de calle de Callejeatro, una veterana compañía que ofrece su divertido número de amor medieval. Por la tarde se sucedieron los talleres y se programó la actuación de calle de Circo La Raspa. Lástima que la lluvia cancelara algunas de estas actividades, ya que siempre se agradece ver a los artistas de calle con un público mitad malabarista mitad “profano”. Por suerte pudo celebrarse el campeonato de volley-maza casi al completo, disputándose la final en el pabellón y alzándose con la victoria el equipo maño (¿tongo?).


Se esperaba con ganas que llegara la noche, que acogería la Gran Gala, siempre el acontecimiento de cualquier encuentro. Presentada por el veterano Jorge Albuerne, Zirkus Frak, que se mostró ácido y ocurrente, forzando a veces un humor al límite, aunque tremendo cuando apareció de vestido de novia. La responsabilidad de abrir la noche cayó en manos del dúo Capicúa (Rebeca y Yolanda Gutiérrez) demostrando que su calidad en el trapecio fijo sigue subiendo y subiendo.
Capicúa
Después el presentador realizó una curiosa entrada que acabó en su propia actuación con el mástil chino mientras hablaba y presentaba al siguiente artista. No fue otro que Pato el argentino venido desde Francia que con las bolas estuvo excesivamente fallón, no dejando disfrutar de su estilo fluído tan hipnotizante. Después Mila Martínez, acompañada musicalmente por su propio padre, que presentó un oscuro número de cuerda lisa lleno de fuerza. Después Nico y Angie, también artistas locales, incluidos a última hora en el programa (en sustitución del anunciado Thomas Hoetzel), salvaron la papeleta con un entretenido número de sombreros a ritmo de "Hey! Pachuco" de Royal Crown Revue.

Mila Martínez
 Para la segunda mitad apareció María Cavagnero en la rueda Cyr, disciplina donde no abundan las mujeres. Fue un bonito número, dinámico como acostumbran en la rueda, repasando las acrobacias habituales sobre esta estructura. Tras ella vino Cía La Pulpa con su divertido espectáculo de tango-clown. Quedaba lo mejor para el final, Etienne y Nina con su acrodúo. En este espectáculo, sin música, siguiendo el estilo contemporáneo, se presentan como una pareja, que arregla sus disputas entre acrobacias. Aprovechan su gran técnica para forzar los límites del humor, planteando disputas de género que rechinan, como bofetadas y escupitajos, pero que no dejan indiferentes. Y el gran final fue para uno de los malabaristas más técnicos de Europa, el joven Christof Bruch, que aprovecha una mínima historia para mostrar su increíble talento con las mazas, impecable. Y al final todos los artistas saludando desde la pista y más de 600 personas de pie aplaudiendo, señal de la calidad de la gala.  

Christof Bruch



Casi sin tiempo para recuperarse de la gala empezaban los conciertos. Los primeros fueron los Drunken Cowboys y su autodenominado "country etílico". Un divertido concierto con curiosa puesta en escena, banjos, sombreros de cowboy y mecedoras incluidas.Tras unos minutos de reposo entraban en escena los esperados Perrakos SoundSystem. Son personajes afines al mundo del circo capaces de movilizar a todo el público con sus temazos y juegos durante más de 3 horas, imprescindibles.

El domingo amaneció casi sin resaca, con las olimpiadas y la comida popular esperando al personal. 
Las olimpiadas estuvieron muy orientadas a la participación de los niños del pueblo, con varias pruebas para ellos. El resto de pruebas, como siempre aquí, se vieron algo afectadas por el viento, santo y seña de esta provincia. Aunque no por ello dejaron de ser muy divertidas y participativas. Y como manda la tradición, antes de la comida popular hay que celebrar un gran encuentro, ya veterano y con salud, con la nube de malabares lanzados al aire.

¡AMZ, RA, RA, RA!





Enlaces al material audiovisual:
Nota: todas las imágenes han sido cedidas por Mai Mei Fotografía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada